esen

Para el Ministerio, que socializó y destacó la publicación con representantes de las instituciones de educación acreditadas en alta calidad, que trabajan por asegurar la permanencia de los estudiantes del Programa "Ser Pilo Paga", prácticas como éstas contribuyen a mejorar la calidad de vida para atender condiciones de vulnerabilidad de los beneficios y evitar la deserción.

En palabras de la viceministra de Educación Superior, Natalia Ariza, "una política de calidad en educación superior está condiciona por la posibilidad de ofrecer a los jóvenes un Sistema Educativo capaz de reconocer sus talentos, pero a su vez, capaz de desplegar los esfuerzos necesarios para iniciar y culminar junto a ellos un proceso formativo exitoso hasta la graduación e inserción al mundo laboral", y eso es lo que ha permitido la estrategia desarrollada en la capital del país con apoyo de FODESEP, cuya labor se constituye, como lo señala la publicación, "en una estrategia inclusiva en la medida que atiende las IES públicas y privadas".

En palabras de Eulalia Nohemí Jiménez, Gerente General de FODESEP, “Ofrecer un crédito o un subsidio es darle la oportunidad a los jóvenes para que se dediquen a estudiar. Un joven que se gradúa es un éxito para la Institución, un éxito para la Secretaría y sobre todo para el estudiante y su familia, que además tendrá un impacto positivo en la calidad de vida de ellos” .

El proyecto destacado

En el plan de Desarrollo 2012-2016 de Bogotá se planteó la meta de 30.000 nuevos cupos en Educación Distrital Superior universitaria o tecnológica para estudiantes de estratos 1, 2 y 3. Para lograr este propósito, se diseñaron varias alternativas que garantizaran el acceso y permanencia de los estudiantes candidatos a ocupar estos cupos. La Secretaría suscribió convenios con el Fondo de Desarrollo de la Educación Superior- FODESEP-, para implementar las estrategias de permanencia.

En 2005, FODESEP ya había trabajado de la mano con la Secretaría para el desarrollo de Plan Sectorial, momento en el que surgió la inquietud compartida de ofrecer una alternativa financiera para el ingreso y permanencia de los jóvenes a la educación superior distinta de los créditos blandos o condonables. A raíz de estas indagaciones se decidió implementar un diseño propio: un subsidio condicionado a todos aquellos jóvenes que quisieran estudiar programas técnicos y tecnológicos.

El siguiente paso fue implementar una prueba piloto cuyos aciertos y desaciertos servirían para evaluar su pertinencia y así establecer acciones de mejoramiento, si fuera necesario. Esta etapa de pilotaje tuvo lugar en 2006 y se implementó en 187 beneficiarios de la localidad de Suba con 11 IES participantes.

La evaluación de impacto, desarrollada por la Universidad de los Andes, permitió corroborar la pertinencia y eficacia de la estrategia evidenciada en el desempeño académico de los beneficiarios y en la tasa de retorno obtenida. El estudio planteó una serie de sugerencias para mejorar la implementación y obtener mejores resultados. En tal sentido, se decidió incluir recursos para el sostenimiento pues se encontró que uno de los factores de mayor incidencia entre esta población era el económico.

Si bien el foco de del proyecto era el asunto financiero, FODESEP y la Secretaría coincidieron en la perspectiva de no descuidar otros elementos que intervienen en la permanencia y, por tanto, en la necesidad de exigir unas condiciones mínimas verificables a las IES participantes.

De esta forma, se incluyeron modificaciones relacionadas con el hecho de que éstas debían contar con programas para prevenir la deserción, con resultados de pruebas SABER PRO superiores al promedio, con sistemas de información y prácticas o pasantías en sus programas. Con ello se evidenció la intención de garantizar permanencia, calidad y vinculación laboral posterior del estudiante para asegurar de alguna forma un mejoramiento en su calidad de vida.

FODESEP se encargó de las IES: convocar a las que participarán, verificar el cumplimiento de los requisitos, desembolsar los recursos de matrículas y sostenimiento, realizar seguimiento e informes del proceso.

Como señaló Nancy Vacca, quien actua como tesorera del FODESEP, “el éxito reside en el acompañamiento que se ha hecho a cada chico y a cada IES. Más allá de manejar recursos o pagar una matrícula, FODESEP y su equipo se toma el trabajo de revisar la asistencia y el promedio académico de los beneficiarios y así detectan alertan y generan estrategias. El seguimiento se hace de forma trimestral y con una rigurosa documentación".

Clic para conocer todo el libro de "Estrategias para la Permanencia en Educación Superior: Experiencias Significativas"