esen

udea.png

Con el inicio del proyecto de Integración Energética, la UdeA comienza a generar energía solar en la Ciudadela Universitaria y la monitorea de manera remota. Uno de los paneles dispone de un seguidor solar, único en el país, que se mueve de acuerdo a su posición, como un girasol.

 

Los paneles proveen de energía a un laboratorio ambiental y al bloque 28 de la Ciudad Universitaria. Hacen parte del sistema de Integración Energética, que a partir del uso de estas instalaciones solares fotovoltaicas permite la generación y control de las energías limpias y renovables en el Campus. 

 

Lo novedoso del sistema es que permite hacerle seguimiento en simultáneo en la nube a varios puntos de generación y almacenamiento de energías renovables para determinar, por ejemplo, cuándo se va a acabar la energía almacenada en un banco de baterías, así como la eficiencia del sistema. 

 

El proyecto, que está a prueba desde hace tres meses, es liderado por el Grupo de Investigación en Materiales y Sistemas Energéticos –Tesla–, adscrito a la Facultad de Ingeniería. «En una Universidad tan comprometida con el ambiente como esta, que trabaja en la búsqueda de soluciones tecnológicas e ingeniosas para problemas del país, esto es lo que uno espera de profesores e investigadores de la Facultad de Ingeniería», destacó John Jairo Arboleda, rector de la Universidad, quien explicó que esta iniciativa se articula a otras como Cero Papel.

 

Este desarrollo facilita tanto a las industrias como a los hogares que usan energías distintas a la eléctrica, conocer cuánto generan, el consumo y el estado de los equipos sin tener que desplazarse hasta ellos.

 

Edwin García Quintero, coordinador del grupo Tesla, explicó que recuperar la inversión en un sistema de generación de energía solar como este puede tardar entre cuatro y cinco años, con una vida útil de 25 años. Y calcula que los sistemas residenciales pueden recuperar su inversión entre seis y siete años.  

 

Además resaltó que este desarrollo hace parte de procesos investigativos del grupo, en el que participaron cuatro estudiantes de maestría y dos de doctorado. «El proyecto se compone de un sistema de sensores eléctricos, energéticos y climatológicos, que pasan a través de un desarrollo electrónico, que los envía vía GPS a cualquier punto remoto, al que se puede acceder por Internet». El grupo Tesla trabaja en energías renovables, almacenamiento, eficiencia y los materiales que se usan en el sector energético.

 

Único en el país

 

Como parte de la iniciativa, se instaló un mecanismo de seguidor solar, conocido como tracking de doble eje, que orienta los paneles para que permanezcan alineados hacia los rayos del sol, siguiéndolo desde el amanecer hasta su puesta.

 

Las dos instalaciones solares suman 3,6 kWp (kilovatio pico y generan una energía promedio de 432 kWp, suficiente para suplir de energía el laboratorio del proyecto GIRO –Gestión Integral de Residuos Orgánicos– del Departamento de Ingeniería Ambiental y el grupo Aliados con el Planeta y aportar un segmento de la energía requerida en el bloque 28.

Por su parte, Francisco Vargas Bonilla, decano de la Facultad de Ingeniería, destacó el trabajo de los investigadores. «Nos han mostrado que es posible usar esta tecnología para convertir cada una de las sedes de la Universidad en laboratorios».

 

De otro lado, Edwin Alexis Úsuga Moreno, jefe de la División de Infraestructura Física de la Vicerrectoría Administrativa, resaltó los distintos proyectos ambientales que se han desarrollado con la Facultad de Ingeniería. «Más que un tema de obligatorio cumplimiento, esta es una apuesta institucional para aprovechar los recursos y no malgastarlos».

 

Además del equipo científico y adecuaciones de infraestructura, la Universidad de Antioquia invirtió más de cien millones de pesos en la implementación del proyecto. El ahorro mensual de dinero por los 432 kWh, equivale a 240 mil pesos, aproximadamente. 

 

Esta iniciativa se suma a otras experiencias alternativas de generación de energías limpias y autosostenibles, como la que se produce a partir del ejercicio que realizan las personas en el gimnasio al aire libre en la Ciudad Universitaria.

 

Fuente: http://www.udea.edu.co/wps/portal/udea/web/inicio/udea-noticias/udea-noticia/!ut/p/z1/vVZdk5owFP0r3QcfMVe-jH2j1vq1fqyKCi9OgKDZAnEhK-7--oZxZ7arXZmOpTwQEs495-ZwJxfkojVyE3JgWyIYT0gk545rbnCrrTYsHe7B1E2wzKluNNWutlgCWn0EYMA_wHpY3Hd0ewQwMZB7PX6JXOT6idiLHXL2PBUkeg4oqQHJPs52PKan5-L-JeGC-YxkNfB5ImjCAl6g3peJTwIasze8QhOabuULHpG0kNz7LECOTgJP00xToYYXKnoImoJbgJVGQMIgNMAwQqNAh54fFfh-bs3g8SVjXsTHeZ5l8_a31jydeb3ZckMx07J4478ehbDHR3UuFi9NGI6Yw7vD1qB_7tWlGYVX8MllXXgNw4Yhve5Mx4tJe_p9oJZ5fYq_IlAa755BLjMo24N7TQT31HPAZUE5chfNzxg00NHqwGiO7ISnsazg-V9-7R6UKRg3KpTQNyul76rV0jeqpdcqpcdQLb15I71Er9qjzYPdmUmlf3MolaRcbbHjaot9oldLb1ZKr99ajYOyA112d_b49ORasgUXXfQo0Pp_9WCZ3Dbi3ukfw0o8DW-Rm9KQpjStP6dyeSfEPvtagxrkeV4PiU89zn_WfR7X4E9BO57J_M-xaB_bMdZixbbXwPqKMzjk-SKM2x4-H6izGXU0Yxv_PkSHeIUz6-7uFwT5VT4!/dz/d5/L2dBISEvZ0FBIS9nQSEh/?fbclid=IwAR0jysibloNwwssSCB9SrRbHRV_e8i3sm_czxttUNx2StTy70KMiYoGK9JI