esen

retor-caliad.png

Por: Padre Hárold Castilla Devoz para El Espectador.

El modelo educativo de cada Institución de Educación Superior es el garante del cumplimiento de su misión y principios, estando inmerso en la oferta académica y en las demás funciones sustantivas del proyecto.

Desde que inició la pandemia, la Unesco y universidades de prestigio mundial como Harvard han propiciado espacios para discutir sobre los alcances y repercusiones que tendrá la pandemia en la educación superior, y se han generado documentos, muchos de ellos preliminares, que vislumbran su futuro inmediato, y otros más aventureros entrevén el largo plazo.

Siguiendo las medidas del Gobierno, los colombianos nos vamos adaptando a la reactivación progresiva de las actividades económicas. Con este escenario, las IES han trabajado en procura de tomar las mejores decisiones, con dos premisas: la salud y el bienestar, y la continuidad de la prestación del servicio educativo en óptimas condiciones de calidad.

El modelo educativo de cada Institución de Educación Superior es el garante del cumplimiento de su misión y principios, estando inmerso en la oferta académica y en las demás funciones sustantivas del proyecto. Por ello, el reto más importante es el de garantizar la prestación del servicio educativo con calidad, conscientes de que lo más certero es que la acción educativa cambiará para siempre, tal vez sea una más ajustada a las realidades del siglo XXI.

Como actores del sistema de educación superior, las IES deberán adelantar las acciones y los protocolos que permitan la preparación adecuada de la institución para orientar un regreso gradual y progresivo a las modalidades presencial y distancia bajo el esquema de alternancia. Para el desarrollo es necesario soportarse en el uso de recursos y medios educativos digitales. Lo anterior va en sintonía con la expedición del Decreto 749 del 28 de mayo, que estableció como una excepción a las medidas de aislamiento la realización de las actividades propias de los laboratorios de práctica y de investigación.

No obstante, este regreso a la presencialidad bajo el esquema de alternancia deberá considerar siempre las realidades de cada uno de los municipios, la evolución de los efectos de la pandemia y las decisiones de las respectivas autoridades. Es fundamental desarrollar procesos de socialización y formación de la comunidad en las medidas de autocuidado, prevención y uso de medidas de bioseguridad.

En el esquema de operación para el segundo semestre y en algunas IES el tercer cuatrimestre de 2020, estas continuarán prestando sus servicios, priorizando el aprendizaje remoto. Este aprendizaje remoto se dará con alternancia y gradualidad de la presencialidad, para los cursos especializados; es decir, aquellos que para su desarrollo requieren laboratorios o espacios de formación asistida, dotados de equipos que necesiten ser manipulados presencialmente.

La posibilidad de la alternancia dependerá del comportamiento de la curva epidemiológica y de las medidas definidas por el Gobierno, bajo estricto cumplimiento de los protocolos. Sin embargo, el mayor reto es convertir las circunstancias en oportunidades teniendo en cuenta, entre otras, incluir aprendizajes que ayuden a vivir en la incertidumbre, disminuir la brecha digital, ampliando la cobertura y el acceso a internet, y el uso intensivo de la tecnología.

Esto para propiciar una cultura digital, formar en pensamiento crítico, solución de problemas y situaciones alternativas; considerar una reestructuración de lo que entendemos por conocimiento, fuentes y criterios de verdad; estimular el desarrollo integral, habilidades, actitudes y emociones que requiere convivir en contextos sociales heterogéneos, cambiantes y saturados de información. Ello implica pasar de la autoría individual a la colectiva, fortalecer el trabajo en equipo, de roles y conocimientos dispersos de funciones en la vida social, política y laboral; integrar tecnologías emergentes, como la inteligencia artificial, el big data, el cloud computing, la sensórica y la robótica, entre otras. Además, generar estrategias diferenciadas para la permanencia y el éxito académico; diseñar nuevos modelos para la sostenibilidad institucional, con perspectiva de reinvención y reformulación, y replantear las grandes inversiones en infraestructura y dotación física.

Fuente: https://www.elespectador.com/noticias/actualidad/el-reto-de-garantizar-la-educacion-con-calidad/