esen

respaldo_unal.png

Por: Semana.

 

De más de 60 mil estudiantes, solo cerca de 2.000 votaron para elegir a Dolly Montoya como rectora de la Universidad Nacional, institución que maneja más de 800 mil millones de pesos de aportes de la Nación.

 

Cuando se realiza una elección, no es usual que el voto en blanco se imponga sobre los candidatos. Sin embargo, en la más reciente consulta entre estudiantes y docentes de la Universidad Nacional para elegir al rector de la universidad pública más importante del país, eso fue exactamente lo que sucedió.

 

Los estudiantes y profesores de la institución habilitados para votar dieron a conocer su voz, la cual manifestó un inconformismo con los cuatro candidatos. El voto en blanco se impuso sobre Dolly Montoya, quien fue reelegida en el cargo; Diego Hernández, quien recientemente fue director de Colciencias, entidad que ahora es Ministerio, y los profesores Moisés Cetré y Jorge Bula, este último que había arrasado en las pasadas elecciones para rector, pero finalmente no fue elegido.

 

A pesar de esto, el Consejo Superior Universitario respaldó a Dolly Montoya, quien fue reelegida con seis de los ocho votos del máximo órgano de la universidad.

 

En diálogo con SEMANA, la reelegida rectora habló sobre lo que espera lograr en estos tres años y respondió a quienes consideran que no tiene respaldo al haber ganado el voto en blanco en la consulta interna.

 

SEMANA: ¿Cómo toma el ser reelegida?

 

Con mucha tranquilidad y agradecimiento por la comunidad universitaria. Es una gran responsabilidad estar al frente de la universidad más importante del Estado.

 

SEMANA: ¿Qué destaca de esos primeros tres años?, ¿cuáles serían los logros que destaca?

 

Junto con el Sistema Universitario Estatal adelantamos algunos proyectos encaminados a la nivelación de los salarios, como lo es el de la modificación de los artículos 86 y 87 de la Ley 30, para permitirles una mayor estabilidad a las universidades públicas a través de un modelo que propone el incremento de la planta docente como forma de lograr un crecimiento de las instituciones de educación superior. Además, hemos venido avanzando especialmente en la transformación digital. También destaco la transformación digital que estamos teniendo en la universidad, pues pasamos de tener 15.000 usuarios a 80.000. De 250 cursos en Moodle pasamos a 4.500, además de los 18.000 remotos que pusimos a disposición en pandemia. Esto es importante para seguir automatizando procesos y ser más eficientes como universidad. No éramos una universidad digitalizada y seguimos avanzando en ello.

 

SEMANA: ¿En qué cree que quedó en deuda en estos primeros tres años?

 

Llevar antes al Congreso la modificación de los artículos 86 y 87, así como avanzar un poco más en el modelo intersedes, en el cual queremos integrar todos esos conocimientos que tenemos esparcidos en el territorio nacional para ponerlos al servicio del país. También falta consolidar el Plei y el Proyecto Estratégico Institucional Visión 2034, que queremos sea aprobado para que sea esa hoja de ruta para los rectores que lleguen en el futuro.

 

SEMANA: ¿Por qué razón se volvió a lanzar?

 

Yo hice una consideración, y es que desde que asumí la universidad esta afrontó tres años de crisis. Entonces fue una administración que ha atravesado muchos cambios: afrontamos el paro universitario, ahora la pandemia. Me parece que con esa experiencia y esos aprendizajes que tuvimos teníamos un conocimiento del funcionamiento de la institución que otros no podrían tener. La universidad de hoy no es la misma de hace tres años.

 

SEMANA: En esa elección, en la consulta entre estudiantes y profesores ganó el voto en blanco, ¿qué le dice eso?

 

Creo que se malinterpretó decir que ganó el voto en blanco. Mayoritariamente se manifestó una opinión en blanco que no iba dirigida contra ningún candidato, se quería manifestar su inconformismo sobre el método de elección, ya que la comunidad quiere que haya voto directo y no una opinión, tal y como es ahora. Decir que la mayoría votó en blanco es impreciso, dado que de los 60 mil estudiantes apenas votaron 20 mil, una cifra que no es representativa de la comunidad. Mientras tanto, los profesores votaron en un 62 por ciento, que uno puede decir que sí representa una opinión del cuerpo docente. De los profesores que votaron, el 75 por ciento lo hizo por un candidato, entonces creo que los docentes, los cuales tienen un sentido de pertenencia grande por la Universidad, manifestaron su opinión, que no fue mayoritariamente en blanco.

 

SEMANA: ¿Se siente respaldada por la comunidad universitaria?

 

Me siento respaldada por la comunidad universitaria, los profesores y los estudiantes, que me han manifestado su apoyo para este nuevo periodo en la rectoría. El respaldo no es solo hacia mi, sino hacia todo el equipo de trabajo.

 

SEMANA: La votación evidencia que se quieren cambios en la elección, que se escuche la consulta universitaria, ¿es viable?

 

Lo primero que se debe decir es que el método de elección se da por la Ley 1210, así que cualquier cambio debería ser por esa vía. Lo que es claro es que se debe trabajar en el método de participación de la consulta universitaria, debe haber más pedagogía y debemos trabajar para que haya mayor participación y pueda ser más democrática. Que represente la opinión de la comunidad.

 

SEMANA: ¿Cuál es su gran apuesta para este nuevo periodo?, ¿qué debería suceder para que usted diga que está satisfecha con su legado?

 

Los legados no son inmediatos, pero sí quiero dejar muchas bases de lo que va a ser la Universidad Nacional en el país. Quiero continuar aportando al proyecto intersedes, que sea una universidad descentralizada, que pueda recoger todo ese talento y capacidad de los jóvenes en las regiones, y aporte a la construcción de país. Tenemos un potencial enorme de conocimiento disperso, por eso quiero que se me recuerde porque dejé las bases de una institución más equitativa para todos. Es un proyecto que no es solo de una rectoría y puede tardar varios años.

 

SEMANA: ¿Cuál es la situación financiera de la universidad?, ¿qué tanto la afectó la pandemia?

 

Hoy somos una universidad sostenible, hemos reducido el déficit de 19 mil millones a 4 mil millones, todo en parte al cumplimiento del Gobierno de los acuerdos que alcanzó con el movimiento estudiantil. En medio de la crisis por la pandemia establecimos cuatro comités de crisis, con los cuales pudimos seguir funcionando; aumentamos en un 10 por ciento el número de estudiantes de pregrado y después de varios años recuperamos la cifra de estudiantes de posgrado.

 

SEMANA: ¿Cómo avanza la universidad en el retorno a la presencialidad?

 

La Universidad ha mantenido siempre sus componentes presenciales. Hoy funciona el 20 por ciento en la presencialidad, las facultades de Salud, los talleres, los laboratorios, los posgrados. Si bien hemos avanzado en la digitalización y virtualidad, somos presenciales, la presencialidad es vital para la universidad y muchos estudiantes, más teniendo en cuenta las limitantes que hay en conectividad.

 

Fuente: https://www.semana.com/educacion/articulo/me-siento-respaldada-por-la-comunidad-universitaria-dolly-montoya-rectora-de-la-u-nacional/202120/