esen

compromiso_social.png

Por: P. Harold Castilla Devoz. Rector General de Uniminuto. La República.

Actualmente nuestra sociedad global y local enfrenta problemas económicos y sociales complejos cuya resolución es de imperiosa necesidad para lograr el tan anhelado desarrollo humano y sostenible. Las condiciones de marginación y pobreza de grandes sectores de la población mundial son temas prioritarios que requieren la utilización de nuestras mejores mentes educadas y la dedicación de nuestros recursos humanos, científicos y económicos, para buscar soluciones integrales innovadoras.

Científicos indican que la complejidad de los problemas del mundo actual trasciende la organización especializada de las disciplinas científicas y requiere para su abordaje la implementación de estudios multidisciplinarios que examinen las complejas interrelaciones entre el medio físico, los ecosistemas biológicos, la organización social, la economía y el estado de desarrollo o avance de la ciencia y la tecnología, entre otras. Los nuevos modelos educativos, así como de investigación en nuestras Instituciones de Educación Superior (IES) se basan en esquemas inter y multidisciplinarios conformados por equipos de especialistas de toda índole, que integran marcos conceptuales y metodológicos que permiten innovar, trascendiendo la fragmentación y parcialidad desde la óptica exclusiva de cada área de conocimiento. Por ello, es importante que las IES vuelvan la mirada a las comunidades con quienes deberían interactuar, y que se bajen de las “torres de marfil” en la que por muchos años han estado montadas para que vinculen su misión con las necesidades reales del contexto, y de esta manera, aportar a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS-2030) de la Organización de Naciones Unidas.

Las IES están llamadas a generar y gestionar un conocimiento que permita el logro de innovaciones que un país como el nuestro requiere. La innovación social como expresión del impacto de las IES es la clave para alcanzar mayores niveles de desarrollo económico y bienestar social. La interactuación de la IES con la realidad que les rodea es fundamental para que estas transfieran el conocimiento que generan y cumplan con su responsabilidad social frente a la transformación del entorno. Actualmente muchas IES del ámbito mundial y nacional sobresalen por cómo han priorizado su compromiso o responsabilidad social a través del desarrollo armónico e integrado de las funciones sustantivas de docencia, investigación y extensión, convirtiéndose así en IES verdaderamente sociales. Cuando las IES se ponen de frente a las comunidades y sus necesidades, los beneficios son evidentes, dado que ese espíritu de colaboración y participación con los actores de la comunidad permite transformaciones en la calidad de vida de estos. Además, se logra un mejoramiento en el desarrollo del capital humano y social de la población, se facilita el desarrollo de competencias y habilidades profesionales para el mundo del trabajo y del emprendimiento, y se contribuye a la preservación de culturas y tradiciones. Por eso, una IES comprometida con su entorno, una IES profundamente social, propicia las condiciones para generar beneficios socioeconómicos, culturales y ambientales para todos por igual.

Mirando este tema desde la perspectiva colombiana, los impactos beneficiosos de las actividades de participación social están indisolublemente relacionados con la capacidad de las IES para ayudar a su comunidad, el establecimiento de conexiones permanentes con los ciudadanos, la implementación de acciones dirigidas a promover el bien público o, en el caso de los estudiantes involucrados, el desarrollo de competencias, como el trabajo en equipo, las habilidades comunicativas, la empatía, la reflexión crítica, y el liderazgo.

Fuente: https://www.larepublica.co/analisis/p-harold-castilla-devoz-2912463/el-compromiso-social-de-la-educacion-3151193

vive_sostenible_tranajos.png

Por: El Observatorio para la gestión de la Sostenible.

Falta muy poco para que se dé inicio al congreso internacional ¡Vive la Ciudad Sostenible! Construyendo Hogares Ecológicos desde tu Universidad.

Entre los objetivos del congreso internacional que, se llevará a cabo el 22 y 23 de abril de manera virtual, están: socializar el modelo de educación para la sostenibilidad desde las universidades con base en la estrategia hogares ecológicos, en un evento a nivel internacional. Validar con la comunidad académica el modelo de gestión de la sostenibilidad desde las universidades, a través del diálogo de saberes con instituciones nacionales e internacionales.

Encuentra en nuestra página web el link para descargar el libro Modelo de Educación para la Gestión de la Sostenibilidad desde las Universidades Colombianas. Núcleo articulador de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el reto institucional. Allí mismo, se han dispuestos de unos resúmenes de este importante documento, que le servirán de apoyo para diligenciar el formulario de validación.

Su opinión es muy importante para el proceso y los resúmenes su apoyo de lectura rápida. ¡Anímate! ¡Haz parte de las iniciativas!

¿Quiénes pueden participar?

Esta es una gran oportunidad para todos los académicos, estudiantes, Semilleros de investigación, empresas que contribuyen a la gestión de la sostenibilidad, líderes de sistema de gestión de la calidad al interior de las universidades, líderes unidades de responsabilidad social dentro de las universidades, directivos de unidades de gestión de sostenibilidad, estudiantes de pregrado y posgrado en el área de educación ambiental y gestión de la sostenibilidad, así como agentes estatales vinculados a la gestión de la sostenibilidad en las ciudades.

Más información: https://observatorioparalagestiondelasostenibilidad.org/congreso/

media_saber11.png

Por: El Tiempo.

Un informe del Ceinfes alerta que las regiones más afectadas son las de mayor desigualdad.

Los resultados de las pruebas Saber 11 cayeron en los últimos cinco años, revela un informe del Centro de investigación, innovación y tecnología para la gestión académica (Ceinfes), en lo que expertos señalan como un preocupante síntoma de la calidad de la educación del país.

El documento, que recopiló datos oficiales del Icfes desde 2016, se basó en los resultados obtenidos por 2’778.454 estudiantes de 67.558 instituciones educativas que presentaron las pruebas entre los periodos 2016-1 y 2020-2.

El análisis arrojó que el promedio nacional pasó de 260 puntos en 2016, año con la mayor calificación alcanzada en el país, a 250 en 2020, de 500 puntos posibles (puntaje máximo del examen). Es decir “Lo que reflejan estos resultados es un importante retroceso que deja mucho que pensar respecto a la calidad de la educación en niños, niñas y adolescentes”, menciona el experto en educación Ricardo Álvarez.

Respecto a la evolución de los últimos dos años, en 2020 hubo una pequeña mejoría de dos puntos respecto a 2019, cuando el promedio nacional fue de 248. Sin embargo, para el Ceinfes esto podría ser resultado de una caída en el número de estudiantes que presentaron la prueba el año pasado, donde hubo una disminución de 49.218 personas, es decir, del 8,7 por ciento, algo que nunca había ocurrido.

Para Milton Ochoa, investigador del Ceinfes, “esta abstinencia puede explicarse porque ante la afectación económica generada por la pandemia, muchos estudiantes pospusieron su ingreso a la educación superior, por lo que la presentación de las pruebas de Estado no fue su prioridad. Este factor se suma a que algunas instituciones de educación superior decidieron no exigir la presentación de estas pruebas de Estado para el ingreso al nivel universitario”.

Álvarez, por su parte, sostiene que los datos del Icfes muestran que esta abstinencia es de estudiantes con bajos promedios académicos: “Se dio precisamente en el sector de la población que históricamente saca los peores resultados, por lo que este leve aumento de 2019 a 2020 no implica que la calidad mejoró. Por el contrario, pudo haber sido inferior si todos los jóvenes la hubieran presentado”.

Opinión similar es la de Diego Sánchez, director de este Observatorio de Gestión Educativa de Empresarios por la Educación: “Se pueden leer como resultados preliminares, pero esto no implica que la calidad en la educación mejoró en época de pandemia. De hecho, creemos que sí hubo impactos negativos, pero estos los vamos a ver en las pruebas de este año y las próximas, en las que participarán estudiantes con un periodo de estudio en casa más largo”.

Resultados en detalle

De acuerdo con Ochoa, los bajos resultados se concentran en regiones en condiciones más vulnerables, al contrario de las zonas con los mejores puntajes, lo cual evidenciaría una gran desigualdad en materia educativa.

“Los departamentos de Boyacá, Norte de Santander, Santander y Cundinamarca, al igual que Bogotá, se ubican por encima de la media nacional en los últimos cinco años. Por su parte, Chocó, Amazonas, Vichada, Guainía, Magdalena y La Guajira obtuvieron puntajes por debajo de la media nacional, siendo Chocó el departamento con menor puntaje, registrando un promedio de menos de 200 puntos en los últimos 3 años”.

El comportamiento de los resultados en las cinco áreas evaluadas en la prueba Saber 11 (lectura crítica, matemáticas, ciencias sociales, ciencias naturales e inglés), en este último quinquenio, fue decreciente, exceptuando matemáticas, en la que se observó una leve mejoría. Inglés es el área con peor desempeño.

¿Baja calidad?

Los resultados del Ceinfes son respaldados por otros análisis realizados por otras instituciones como el Laboratorio de Economía de la Educación de la Universidad Javeriana y el Observatorio de Realidades Educativas (ORE) de la Universidad Ices, las cuales evidencian la misma reducción sostenida en los resultados de las pruebas de Estado desde 2016. Dichos estudios ubican a estas mismas regiones como las más afectadas.

Según Juliana Ruiz, coordinadora del ORE, el porcentaje de estudiantes que alcanzó un desempeño adecuado o superior es de apenas 18,2 por ciento, lo que representa una reducción de 6,7 puntos si se lo compara con 2016. “Además, solo un 1,1 por ciento de los estudiantes obtuvieron resultados catalogados por el Icfes como óptimos en todas las competencias”, señaló Ruiz.

Frente a la caída en los resultados en pruebas Saber 11, el Ministerio de Educación le dijo a este diario que actualmente se implementa la estrategia ‘Evaluar para avanzar’, por medio del Icfes, que permitirá a profesores y directivos docentes evaluar el nivel académico de los estudiantes en todos los niveles. De esta forma, se busca identificar de manera oportuna las áreas por fortalecer en cada institución académica. Además, sostiene la cartera, se evalúan diferentes estrategias curriculares que permitan frenar el retroceso académico, que expertos creen que actualmente es mayor a causa de la emergencia sanitaria.

Así mismo, hizo un llamado a las secretarías de Educación del país a ejecutar los recursos asignados para la implementación del modelo de alternancia con el fin de atender los impactos en la formación de los menores, en especial en regiones de baja conectividad.

Fuente: https://www.eltiempo.com/vida/educacion/desempeno-en-pruebas-saber-11-cayo-en-los-ultimos-cinco-anos-578221

contribucion_uni.png

Por: Semana.

Desde las aulas y los laboratorios, estudiantes y docentes trabajan en el desarrollo de prototipos, algoritmos y proyectos para la detección del virus, prevenir complicaciones en los pacientes y brindarles herramientas a los gobiernos locales para la toma de decisiones.

Las mejores instituciones de educación superior del país han dedicado buena parte de los esfuerzos de sus grupos de investigación en desarrollar prototipos, algortimos, modelos y proyectos que contribuyan al control de la pandemia en el país. Muchas de estas iniciativas contaron con el apoyo de instituciones públicas y el sector privado. A continuación presentamos algunas de las innovaciones más destacadas a nivel nacional.

Ventiladores mecánicos

El colapso de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) generalmente se presenta por la escasez de equipos para garantizar la atención de los pacientes y durante los primeros meses de la emergencia sanitaria por el coronavirus la demanda mundial de ventiladores superó la capacidad de los grandes fabricantes. En Colombia, universidades como La Sabana y la de Antioquia propusieron fabricar los dispositivos.

El ventilador desarrollado por La Sabana cuenta con un sistema de electroválvulas controladas electrónicamente. Lo bautizaron Unisabana herons y varios ya han sido entregados a hospitales de regiones apartadas en Chocó y Arauca.

Con los ventiladores de la Universidad de Antioquia ya se concluyeron los ensayos clínicos y es posible su uso en centros hospitalarios cuando se agoten las máquinas disponibles y siempre y cuando las familias de los pacientes den su consentimiento.

Pruebas para los asintomáticos

Otra de las investigaciones adelantadas en medio de la pandemia fue la fabricación de pruebas diagnósticas por parte de la Universidad Nacional. Este proyecto permite identificar, por medio de ensayos serológicos, si el sistema inmunológico de una persona ha reconocido el virus sin manifestar síntomas.

Esta institución también trabaja en la producción de las enzimas necesarias para aplicar la prueba de covid-19, un aporte valioso si se tiene en cuenta la dificultad de importar estos elementos. Finalmente, la institución contribuyó con el estudio de medicamentos como la hidroxicloroquina, para comprobar su posible efectividad en el tratamiento de pacientes críticos.

Rastrear el virus

La Universidad Javeriana de Cali lidera una investigación, con el respaldo de organizaciones como la Fundación Valle del Lili y CIDEIM, para desarrollar un dispositivo (bionanosensor) que permita diagnosticar de manera temprana el virus del covid-19, incluso en personas asintomáticas. El proyecto se desarrolla con el uso de tecnología molecular.

Proteger a los más vulnerables

Sistema SIGELO es el nombre del proyecto que adelanta la Universidad del Valle para apoyar a los gobiernos locales en la toma de decisiones que protegen a poblaciones vulnerables, que no pueden estar en cuarentena de manera permanente, a través del uso de variables sociodemográficas. Este es uno de los proyectos apoyados por la MinCienciatón, un programa del Gobierno que financia investigaciones orientadas a combatir los efectos del virus.

Pruebas PCR más exactas

La Unidad de Genética de la Universidad Simón Bolívar trabaja en la adaptación de un sofisticado algoritmo que tradicionalmente detecta anomalías y rastros de explosivos o petróleo. Gracias al trabajo de un grupo multidisciplinario de investigadores, esta herramienta se usará ahora para identificar defectos en los análisis PCR de las muestras de covid-19.

Unidades de cuidado intensivo portátiles

Este desarrollo se llevó a cabo gracias a una alianza entre la Universidad de Antioquia y la Universidad Nacional que, inspiradas en la rapidez con la que China contuvo la emergencia sanitaria, crearon un modelo de estructuras que pueden albergar unas 16 camas equipadas con controles de refrigeración y presión. El montaje de estas unidades se puede realizar en pocas semanas, facilitando su movilización a poblaciones apartadas.

Otras aportes

La Universidad Javeriana de Bogotá creó un sistema de monitoreo remoto para pacientes con covid-19, utilizando el internet de las cosas, y en la Universidad de La Salle diseñaron modernas estructuras neumáticas en forma de domo, que permiten adecuar polideportivos o coliseos como hospitales provisionales. El compromiso de las universidades también se ha evidenciado en los procesos de toma de muestras y aplicación de vacunas, pues las instituciones han puesto sus instalaciones, equipos y personal a disposición para que haya una mayor efectividad de estas medidas.

Fuente: https://www.semana.com/mejor-colombia/articulo/la-contribucion-de-las-universidades-colombianas-en-la-lucha-contra-la-pandemia/202100/

minciencias_investigacion.png

Por: Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Destacando el conocimiento como capital relevante para el desarrollo social y económico para el país, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación abrió una nueva convocatoria nacional enfocada al reconocimiento y medición de investigadores y grupos de investigación, desarrollo tecnológico o de innovación.

Para la ministra Mabel Torres “Este instrumento que viene evolucionando de acuerdo con prácticas internacionales permitirá que los indicadores se conviertan en un insumo de políticas públicas, así como generar estadísticas confiables sobre las capacidades del sistema por áreas de conocimiento. Destacamos dentro de los beneficios la validación de la producción científica con estándares internacionales, la visibilidad y posibilidad de acceso a recursos, incentivos y redes científicas, entre otros”.

Dentro de las principales novedades para esta versión se encuentran: nuevas condiciones para investigadores asociados e investigadores extranjeros, ajustes al indicador de grupos de investigación, cambios en el cálculo del índice de producción de grupos de investigación y en los criterios de clasificación de grupos de investigación. Inclusión de 4 nuevos productos de apropiación social del conocimiento y la actualización de 4 productos adicionales de divulgación pública de la ciencia y finalmente, se hicieron aportes importantes frente a los requerimientos de existencia, calidad, mecanismos de validación y definición de nuevas tipologías de publicaciones.

¿Quiénes participan?

Personas:

- Colombianos que tengan un vínculo legal, reglamentario o contractual con instituciones del país que hagan parte del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

- Extranjeros residentes en Colombia, que tengan un vínculo legal, reglamentario o contractual con instituciones que hagan parte del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación del país.

- Colombianos residentes fuera del país que desarrollen actividades de CTeI, con CvLAC (Currículum Vitae Latinoamericano y del Caribe) certificado e inscrito para el proceso de la convocatoria

Grupos:

Grupos colombianos de investigación, desarrollo tecnológico o de innovación que estén avalados por cualquier institución, entidad o persona jurídica en Colombia que ejecute actividades de ciencia, tecnología e innovación.

Para adelantar el proceso, los interesados deben iniciar con la actualización de datos en los aplicativos dispuestos por el Ministerio, realizar “aval institucional” por parte de las instituciones a las cuales están adscritos los grupos y las hojas de vida que participarán en la presente convocatoria; y con ello el Ministerio concluirá con el reconocimiento de acuerdo con los términos publicados en https://minciencias.gov.co/convocatorias/fortalecimiento-capacidades-para-la-generacion-conocimiento/convocatoria-nacional-para

Fuente: https://minciencias.gov.co/sala_de_prensa/minciencias-abre-nueva-convocatoria-para-medicion-investigadores-y-grupos-en-colombia

mision_ambiental.png

Por: La Opinión.

Hasta el próximo 12 de abril estará abierta la convocatoria 'Misión Ambiental', de la Fundación Santo Domingo, una iniciativa que financiará proyectos con impacto ambiental positivo para el país.

‘Misión Ambiental’ surge de la necesidad de la conservación del ambiente y del objetivo de Fundación Santo Domingo de generar un impacto positivo en la conservación del patrimonio natural y en la calidad de vida de los colombianos.

Así, en esta iniciativa, organizaciones nacionales e internacionales, ONG y asociaciones de la sociedad civil, entre otras, podrán postular sus propuestas que contribuyan a fortalecer la ciencia, gobernanza, política pública y comunicación en torno a tres temas: agua, ecosistemas y ciudades sostenibles.

En la temática agua, los postulantes podrán presentar sus propuestas enfocadas en la conservación y restauración de las cuencas de ríos y estrategias para promover el uso eficiente del agua en las ciudades y en los sistemas productivos.

En la temática ecosistemas, los interesados podrán postular proyectos enfocados en la conservación y consolidación del sistema de áreas protegidas y en fomentar sistemas productivos de carne, leche y café.

Por último, en la temática ciudades sostenibles, se esperan propuestas para el desarrollo con altos estándares de sostenibilidad de los macroproyectos de vivienda de Interés Social de la Fundación Santo Domingo.

La Fundación financiará proyectos hasta por 750 millones de pesos e impulsará las ideas que favorezcan el entorno natural y el bienestar de las comunidades en distintas regiones del país.

Los interesados en postular sus proyectos o en conocer más información sobre la iniciativa podrán hacerlo ingresando a www.misionambiental.org.

Fuente: https://www.laopinion.com.co/zona-verde/abren-convocatoria-mision-ambiental-para-financiar-proyectos-positivos-para-el-pais

saces.png

Por: Ministerio de Educación Nacional de Colombia.

Para agilizar los tiempos y ofrecer un mejor servicio a las Instituciones de Educación Superior que realizan trámites de Registro Calificado acorde al marco renovado de calidad construido con el sector, el Ministerio de Educación Nacional, en equipo con la Función Pública, presentó este jueves la nueva plataforma del Sistema de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Saces).

Este trabajo interinstitucional se desarrolló con el liderazgo del presidente Iván Duque en el marco del programa Estado Simple - Colombia Ágil para facilitar la gestión y la trazabilidad del proceso por parte de las Instituciones de Educación Superior (IES) y la comunidad académica, en general.

Durante el evento de lanzamiento de la nueva plataforma, la ministra de Educación Nacional, María Victoria Angulo, explicó que este es otro resultado del proceso participativo Calidad ES de Todos, orientado a mejorar las políticas, normas y procedimientos que regulan la calidad de la Educación Superior en el país.

"Los actores del Sistema de Aseguramiento de la Calidad han participado activamente, lo que ha permitido brindarle al sector herramientas como el Decreto 1330 de 2019 y las Resoluciones 15224 para las Condiciones Institucionales y la 21795 que Reglamenta las Condiciones de Programas, expedidas en 2020", dijo la Ministra.

Es importante indicar que en el marco del proceso Calidad es de Todos, el Ministerio tenía también el reto de trabajar por brindar una respuesta más oportuna a las IES, para lo cual se inició un plan de descongestión que permitió que de 9.450 solicitudes de Registro Calificado se haya dado respuesta al 71%, y que el restante 29% se encuentre en proceso de gestión y en su gran mayoría en la etapa final de notificación de respuesta. Paralelo a ello, se avanzó acorde al nuevo marco normativo en el rediseño del sistema SACES que ha permitido responder con mayor oportunidad y pertinencia a las solicitudes de Registro Calificado realizadas por las Instituciones de Educación Superior.

Con fundamento en estas solicitudes, principios y con la referencia que hace el aplicativo de las evidencias de cada una de las condiciones de calidad, se logrará el desarrollo de procesos de radicación, verificación y evaluación a partir de parámetros objetivos y transparentes que fortalezcan la confianza de las Instituciones en el Sistema de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior.

De hecho, el desarrollo y producción de la nueva plataforma Saces fue validado por todos los actores involucrados en el proceso de Aseguramiento de la Calidad durante varias etapas de prueba para reconocer las condiciones y particularidades de los trámites adelantados por las IES ante el Ministerio.

En términos operativos, el nuevo Saces fue analizado diseñado y puesto en marcha con una interfaz más interactiva y un lenguaje que facilita la comprensión de los pasos y el entendimiento de los procesos por parte de todos los actores del Sistema.

Así, la gestión de las Instituciones de Educación Superior al solicitar la obtención, modificación o renovación de sus Registros Calificados con este nuevo sistema se basará en los siguientes principios:

Transparencia: el nuevo aplicativo permite que las Instituciones solicitantes conozcan en tiempo real el estado del proceso, facilita la trazabilidad y el seguimiento constante.

Oportunidad: el trámite a través de la plataforma ofrece mejores canales de comunicación, agiliza los tiempos de respuesta y consolida estadísticas para la toma de decisiones.

Eficacia y Seguridad: el aplicativo cuenta con una operación completamente automática; favorece el control de tiempo del trámite y su seguimiento, de acuerdo con las posibilidades de acceso según el rol del usuario.

Selección Objetiva: se incorporan mejoras en los procedimientos de selección y asignación de pares, ponentes e integrantes de las Salas de Evaluación de la Comisión Nacional Intersectorial de Aseguramiento de la Calidad-Conaces para garantizar el cumplimiento del perfil requerido para cada proceso.

Al poner en servicio esta plataforma, el Gobierno Nacional ratifica su compromiso con el fortalecimiento del Sistema de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior, reconoce la diversidad de Instituciones y Programas Académicos y promueve una actuación pública guiada bajo los principios de una gestión moderna y eficiente que contribuya al desarrollo del país.

Fuente: https://www.mineducacion.gov.co/portal/salaprensa/Noticias/404641:El-Ministerio-de-Educacion-Nacional-puso-en-marcha-la-plataforma-Nuevo-Saces-para-que-las-Instituciones-de-Educacion-Superior-obtengan-modifiquen-o-renueven-el-Registro-Calificado

udeantioquia.png

Por: Universidad de Antioquia.

El Consejo Superior Universitario designó, nuevamente, a John Jairo Arboleda Céspedes rector de la Universidad de Antioquia. Alma Mater habló con el médico veterinario, quien iniciará su segundo periodo rectoral, 2021-2024, a partir del próximo 7 de abril.

El año pandémico, que en Colombia se cumple este marzo, se sumó a un trienio marcado por complejos momentos en la cotidianidad de la Universidad de Antioquia. Ello, sin embargo, no amilanó la intención de John Jairo Arboleda Céspedes para buscar un segundo periodo como rector de la Alma Mater. El pasado 23 de febrero, el Consejo Superior Universitario —CSU— lo designó para el trienio 2021-2024. «Este Consejo reconoce su buena labor durante el actual periodo y confía en sus capacidades para seguir orientando a la institución ante el reto histórico de superar las circunstancias complejas causadas por la pandemia», dijo, tras la designación, el gobernador de Antioquia y presidente del CSU, Aníbal Gaviria Correa.

Alma Mater habló con Arboleda Céspedes sobre cómo ha sido la experiencia de sostener el timón de la institución en medio de esta coyuntura mundial, así como de los retos, desafíos y propuestas que se prepara para administrar en su segunda etapa rectoral que inicia en abril.

¿Qué tan diferente es la Universidad de Antioquia del 2021 frente a aquella que recibió en 2018?

El trienio que nos tocó sortear fue muy particular: en 2018 vivimos una potente movilización por la financiación de la universidad pública; en 2019 se dieron las movilizaciones nacionales; luego enfrentamos momentos críticos dentro de nuestros espacios y, posteriormente, tuvimos las graves amenazas a estudiantes e incluso un atentado contra la vida de una de nuestras profesoras. Pese a esas dificultades, tratamos de mantener en pleno el funcionamiento de la Universidad, pero luego, en marzo de 2020, llegó la pandemia y la suspensión de actividades presenciales, lo que en el ámbito interno no solo nos obligó a buscar alternativas rápidas para continuar con los semestres académicos, sino también a maniobrar financieramente para garantizar la estabilidad laboral de profesores, empleados y en general de toda la institución. Lo que quiero resaltar es que, a pesar de esas incertidumbres, este 2021 nos encontramos ante una Universidad que ha sabido proyectar con mucha potencia su valor social, gracias a todas esas contribuciones que hemos podido ofrecer ante esta coyuntura. Hoy tenemos una Universidad fortalecida, que nos sigue iluminando y, una vez más, le es útil a la sociedad en momentos tan difíciles.

Algunas personas reclaman, enérgicamente, el retorno a la presencialidad. ¿Hay un saldo rojo de su administración en ese aspecto?

Hay quienes quisieran más notoriedad de ese retorno gradual, pero no hemos estado quietos: desde julio del año pasado participamos en el comité del Ministerio de Educación Nacional, con otras universidades, para elaborar los lineamientos de bioseguridad para todo el país. A partir de ese mes empezamos a desarrollar actividades presenciales y hoy contamos con 4 309 estudiantes yendo a nuestras sedes, tanto en Medellín como en las regiones. En diciembre, además, realizamos un examen de admisión presencial con todos los protocolos, y ya estamos preparando el de este semestre, que será en mayo. Es decir, tenemos un camino andado en lo que se llama alternancia, pero debemos continuar analizando permanentemente la pandemia, con variables como la ocupación de las UCI, la curva epidemiológica y la vacunación. Por fortuna contamos con expertos en ello, que también han venido asesorando a los gobiernos departamental y de la ciudad. Así que estamos atentos a un retorno gradual más amplio, pero no podemos renunciar al principio de cuidar la salud, el bienestar y la vida de todos nuestros estudiantes, profesores y empleados. Eso no lo pueden olvidar quienes hoy exigen la presencialidad. Hay muchos docentes y trabajadores con comorbilidades a los que no solo tenemos la responsabilidad de proteger, sino también de respetar su propio deseo de continuar cuidándose.

Sin la presencialidad se han limitado actividades de bienestar, de apropiación cultural e, incluso, el activismo político y social. ¿No le parece urgente recuperar ese ethos universitario?

Esta institución tiene enormes riquezas en términos de diversidad y, en parte, eso nos permitió enfrentar esta situación: ya teníamos programas virtuales y un largo camino en regionalización. Pero esta Universidad es fundamentalmente presencial y la reivindicaremos como tal, porque sabemos muy bien el valor de espacios de aprendizaje que desbordan las aulas, como los encuentros de profesores con estudiantes o entre ellos mismos… en cafeterías, jardineras, auditorios, en las bibliotecas, en el Teatro Universitario, en el Museo... Allí ocurren discusiones de toda índole que, precisamente, hacen tan especial a nuestra comunidad académica. Con eso como base, seguramente la normalidad sí vendrá enriquecida porque hemos podido incorporar y actualizarnos en desarrollos tecnológicos y herramientas para los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Hay una tarea clave en este trienio, la reacreditación institucional. ¿Cómo va ese proceso?

Ese fue un tema de campaña y lo repito: nunca he tenido dudas sobre la reacreditación que vamos a lograr. Esta va a seguir siendo una universidad acreditada de alta calidad por el número máximo de años que otorga el Consejo Nacional de Acreditación —CNA—. Ese optimismo no es un asunto del querer, es que sé cómo se ha movido esta Universidad a lo largo de los últimos 20 o 30 años. En 2003 tuvimos la primera acreditación por 9 años; en 2012 optamos por la autoevaluación, de la que hice parte como directivo, que nos arrojó la máxima reacreditación por 10 años. Ahora, estoy seguro, lo lograremos nuevamente, porque esta y las administraciones que me antecedieron hemos hecho un seguimiento a los planes de mejora. Estamos a poco más de un año de ese proceso. Podemos decir que hemos desarrollado el plan de mejoramiento en un 86 % y que tenemos muy claras las metas, condiciones y requisitos que posibilitarán llegar a esa reacreditación».

Hablar de cobertura académica con calidad exige sintonizar con mucho pulso las finanzas. ¿Cómo están las cuentas de la Universidad tras las grietas que la pandemia agravó?

Allí hay un imperativo, porque somos muy conscientes de la enorme necesidad de cobertura en la educación superior, y en la educación superior de excelencia a la que le apuntamos y la que nos gusta y sabemos hacer. Pero esa formación de alta calidad es más costosa. Desde hace 25 años hemos hecho un gran esfuerzo por fortalecer y llevar estrategias de equidad y desarrollo local y territorial a las regiones, y reconocemos la necesidad de ampliación de cupos, pero hay un requisito innegociable que es mantener la calidad. Ahí tendremos un gran reto, porque la pandemia ha traído impactos en las finanzas. Si bien hemos tenido un ahorro en términos de servicios públicos y viáticos, también vimos una reducción de ingresos por la suspensión de contratos, asesorías y convenios interadministrativos que logramos con externos a partir del conocimiento que generamos. Además, no tuvimos examen de admisión, de donde aparecen recursos importantes. A eso hay que sumarle un esfuerzo adicional al que ya hemos hecho desde hace 18 años al cubrir la matrícula de estratos 1, 2 y 3. Así que no estamos en el mejor de los mundos, pero esperamos que este año superemos la situación y activemos convenios y contratos con municipios y entidades descentralizadas, que nos garantizan importantes recursos. De suyo, vamos a propiciar un trabajo colectivo, que nos permita poner en conversación la urgencia de la reforma a los artículos 86 y 87 de la Ley 30, para que los acuerdos con el Gobierno nacional, aquellos que se lograron en 2018 muy especialmente gracias a profesores y estudiantes, se conviertan en política de Estado; y también continuaremos buscando fuentes alternativas de base presupuestal con municipios a los que les acogemos una gran cantidad de estudiantes.

La Universidad es un paraíso complejo, pero con una pandemia esa complejidad alcanza otro nivel. ¿Por qué buscó este otro periodo rectoral?

Siento la vocación de servirle a esta universidad, porque es pública, la amo y le agradezco mucho de lo que soy. Pero lo más significativo para mí es poder representar a una comunidad académica tan comprometida, responsable y cuidadosa como esta. Esa es la gran motivación ante esto que me tocó vivir, porque entre mis antecesores no había a quién preguntarle qué hacer con la Universidad en una pandemia; sin embargo, sí encontré en empleados, profesores, estudiantes y en mi equipo de trabajo el ánimo para buscar salidas y acompañarnos. A todos ellos les debo ese reconocimiento, porque eso, precisamente, es lo que significa ser parte de este paraíso complejo que se mantiene vigente y activo, gracias a todas esas convicciones y creatividad para trabajar por otros y por la sociedad.

Fuente: http://www.udea.edu.co/wps/portal/udea/web/inicio/udea-noticias/udea-noticia/!ut/p/z1/zZVLbxshEID_SnvwEcHy2MXHjWPZSSM_WjuJuUR4l61JDWwwtZP--u6qkaI2sjdRhFQOwKCZbx4aMVDAWyis3OvvMmhn5baRVyK94_0BTnKKrlBKU5SnM8oyPCKLawRv_lH4kjCUz4ezyWI6mJ1fYiiO2zPEnu3RkZWjt9mfUBCn47-GAorChjps4Kp2Psjtz1LJHpK7v6WNM-rPvd0_WRd0oeWuhwpng7K6dK3Wy3OtvHalLpzcGmlkUL6HlA1e7fUuSOBVEZwH925jpV-7rSolqKUBqswQBUZ6jHDSxlYXuoQrQos-qxABrKpKQJO-AmvCFagUx1zSkrGUnq5Fm6w4Xeqb1t9xAh_jZ4XJnA0TPEBX0wsyRPP-hM3I6ALTjLwivO6HrihWTRbZsRgIatLca3WAS-u8aTr02zuLNO70wD7ooQOfRcWPcFx8EhdPouJ5Ghcft3N43M6Z0rj4uLWn6IP4y65J0YxCff_wIPJmXrRf_mOAt__dwKjNcrk0nDyBH1_Hv84mYDRY88OiMh3H0yH__BuM9QsQ/dz/d5/L2dBISEvZ0FBIS9nQSEh/?page=udea.inicio.udea.noticias.noticia&urile=wcm:path:/PortalUdeA/asPortalUdeA/asHomeUdeA/UdeA%2BNoticias/Contenido/asNoticias/PeriodicoAlmaMater/entrevista-rector-johnarboleda-PAM-ED704-MAR2021:path:/PortalUdeA/asPortalUdeA/asHomeUdeA/UdeA%2BNoticias/Contenido/asNoticias/PeriodicoAlmaMater/entrevista-rector-johnarboleda-PAM-ED704-MAR2021

unimagdalenamejorsaltador.png

Por: Universidad del Magdalena.

Con este logro Arnovis de Jesús Dalmero Arvilla, se constituye en un deportista de la élite internacional, despertando gran interés en marcas reconocidas mundialmente, que desde ya empezaron a ofrecerle patrocinio.

Con una marca de 8 metros con 34 centímetros, Arnovis de Jesús Dalmero Arvilla, estudiante de primer semestre del Programa Profesional en Deporte de la Universidad del Magdalena, superó la marca nacional en salto largo, ubicándose número uno del mundo en la modalidad de salto largo en la categoría de mayores, correspondiente a la actual temporada con una importante proyección para ser nuevo deportista olímpico.

La hazaña del magdalenense la logró, durante el campeonato Distrital de Bogotá, en la pista El Salitre. Aunque no obtuvo la marca avalada por los Juegos Olímpicos, porque el viento le jugó una mala pasada al marcar 3.0 metros por segundo, superior a los 2.0 permitidos por el reglamento, ya tiene en sus piernas los registros que seguramente lo llevarán a participar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021.    

“Siento una gran satisfacción con la marca que he obtenido, he estado trabajando duro por esto, lastimosamente tuve un poco de viento a favor y esto no es válido para clasificar a las olimpiadas, pero sí nos proyecta a la sensación de los 8 metros que es lo que estamos buscando. La idea es que en una próxima competencia en la que estaremos participando en unos 10 días, pueda lograr nuevamente esa marca y que ahí sí la clasificación sea oficial”, aseguró Dalmero Arvilla.

Es de anotar, que Arnovis Dalmero, desde los 16 años inició sus entrenamientos con su actual instructor personal Martín Suárez Mazenett (quien es profesional en Deporte de UNIMAGDALENA y docente), empezando desde allí la racha de logros nacionales e internacionales; esto como premio al esfuerzo, dedicación y disciplina.

En el año 2017, el joven atleta cienaguero, terminó de tercero en el mundial sub 18 de atletismo celebrado en Nairobi, Kenia. Esa posición le permitió conquistar la medalla de bronce para Colombia, alcanzó una marca de 15 metros con 89 centímetros.

De igual manera, en el año 2018 se coronó campeón nacional de salto triple en la categoría sub 20, con una marca de 15.30 metros. Así mismo, en el Primer campeonato nacional de atletismo que se cumplió en la ciudad de Bogotá, logró ubicarse de tercero en el salto largo, con una distancia de 7,39 metros, a pesar de no ser su fuerte.

Fue Campeón en Salto largo, en los Juegos Nacionales Universitario ASCUN SPORTS, que se llevaron a cabo en el mes de septiembre de 2020 en la ciudad de Barranquilla, donde representó a la Universidad del Magdalena.

Con su política de inclusión la Alma Mater le permite a sus estudiantes alternar la carrera deportiva, con su formación académica; es el caso de este destacado corredor quien ya finalizó sus estudios como Tecnólogo en Educación Física, Recreación y Deporte y ahora se encuentra cursando el primer semestre de Profesional en Deporte, en la modalidad a distancia a través del Centro para la Regionalización de la Educación y las Oportunidades-CREO, de esta Casa de Estudios Superiores.

Fuente: https://www.unimagdalena.edu.co/presentacionPublicacion/VerNoticia/134852

mintic_10u.png

Por: Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Con el ánimo de continuar capacitando de forma gratuita a más colombianos este año en ámbitos de alta empleabilidad como la programación, Karen Abudinen, ministra TIC, y los rectores de 10 universidades del país sellaron este martes una alianza para facilitar el proceso de formación de los 44.250 estudiantes que hacen parte de la Ruta 2 de la cohorte 2021 del programa Misión TIC.

"Los rectores de la Universidad Tecnológica de Pereira, Universidad del Norte, Universidad de Caldas, Universidad Nacional, Universidad Industrial de Santander, Universidad de Antioquia, Universidad Autónoma de Bucaramanga, Universidad Pontificia Bolivariana, Universidad El Bosque y la Universidad Sergio Arboleda nos están brindando un apoyo fundamental en nuestra meta de capacitar 100.000 colombianos en programación en 2022", expresó la ministra.

Y aclaró: "Estas instituciones altamente reconocidas formarán a 44.250 estudiantes este año en la Ruta 2, es decir hombres y mujeres bachilleres mayores de 15 años elegidos por los resultados de sus pruebas. Los restantes son integrantes de la Ruta 1, 10.000 pelaos de colegios oficiales que grados 10 y 11 que contarán con otro proceso especial de capacitación".

"De esta forma, Colombia está viviendo una verdadera revolución de talento digital y la academia está jugando un papel importante, porque allí está la experiencia, el conocimiento y las metodologías de aprendizaje necesarias para enseñar con calidad", dijo la ministra TIC.

Adicionalmente, Karen Abudinen explicó que la calidad académica de dichas universidades permitirá que el proceso de formación sea uno de los mejores, haciendo que el talento de los estudiantes sea aprovechado y reconocido por las empresas con buenas ofertas de empleo.

"Misión TIC es un programa innovador y transformador con el que se impactarán a 1.002 municipios de los 32 departamentos. Allí habrá, sólo este año, 54.250 estudiantes formándose con el objetivo de que para cuando se gradúen tengan los conocimientos suficientes de aportar a la reactivación económica del país, valiéndose del fortalecimiento de las TIC", mencionó Abudinen.

Karen Abudinen destacó que cada universidad brindará acompañamiento académico, técnico y psicosocial permanente a los estudiantes. La formación se desarrollará en 800 horas de trabajo sincrónicos y asincrónico durante los cuatro ciclos estructurados, 480 horas corresponden a trabajo individual en el cual contarán con espacios para tutorías y acompañamiento técnico; 100 horas de formación en inglés; 20 horas de trabajo en habilidades personales (coaching), y 200 horas de sesiones sincrónicas orientadas por un formador específico.

De hecho, durante su encuentro con los representantes de las mencionadas universidades, Karen Abudinen destacó que "hoy ya tenemos 2.600 graduados, de los cuales 51% se encuentran trabajando. (…) Gracias al 'Plan de Empleabilidad' que diseñamos y que estamos trabajando de la mano del sector público y privado, ya se han contratado 72 de nuestros estudiantes".

"Motivar a los estudiantes para que concluyan con éxito el proceso de formación, a los docentes para que brinden una formación de calidad, y generar estrategias y alianzas para emplear a los programadores son los tres objetivos importantes que hoy sellamos con las universidades", explicó Abudinen.

Por su parte, la rectora de la Universidad Nacional, Dolly Montoya, tomó la vocería de los rectores y manifestó que las instituciones de educación superior se suman a esta iniciativa del Gobierno nacional, con el propósito de mejorar las vidas de los estudiantes y acompañarlos a conocer el mundo de la programación.

"Estimados estudiantes, los invitamos a no desfallecer, a mantenerse a lo largo de todo el programa aprovechando al máximo todos los recursos del Estado colombiano para lograr una formación de calidad. Cuentan con todo nuestro equipo académico y administrativo", manifestó la rectora.

Finalmente, Karen Abudinen, ministra TIC, anunció que en noviembre próximo se realizará una feria de exposición con los proyectos de emprendimiento y reactivación económica realizados por los estudiantes de las cohortes 2020 y 2021 de Misión TIC, con el ánimo de mostrar la calidad del talento que hay en el país.

Fuente: https://www.mintic.gov.co/portal/inicio/Sala-de-prensa/Noticias/162396:Diez-universidades-con-acreditacion-de-alta-calidad-se-suman-al-proyecto-que-esta-formando-100-000-programadores-a-2022-Karen-Abudinen-ministra-TIC

unimagdalena_pc.png

Por: Universidad del Magdalena.

Además de la capacidad instalada, la Universidad del Magdalena ha invertido en el último año la suma de $704 millones en el programa de préstamo de equipos de cómputos e internet móvil para sus estudiantes.

Con el propósito de continuar con las estrategias e iniciativas de apoyo, la Universidad del Magdalena avanza con la entrega de computadores y conexión a internet para sus estudiantes.

El edificio Mar Caribe fue el escenario en el que el Doctor Pablo Vera Salazar, Rector de la Alma Mater, hizo entrega de estas herramientas tecnológicas a un grupo de estudiantes que no cuentan con las condiciones económicas para adquirir equipos de cómputo.

Desde que iniciaron las clases remotas, esta Casa de Estudios Superiores ha venido otorgando estos computadores portátiles, por lo que con esta nueva entrega se llega a la cifra de 730 equipos cedidos en préstamo para los estudiantes.

Entre las características con las que cuentan estos equipos están: computador portátil de 14 pulgadas, con procesador AMD 3020e, 8 GB en memoria RAM, disco duro de 1 TB y webcam.

Internet móvil

Durante el acto también se hizo entrega de 500 planes de datos que le servirán a los estudiantes durante el semestre, los mismos cuentan con 6 GB de navegación y acceso ilimitado a Microsoft Teams, Whatsapp y correo electrónico institucional.

Con esta nueva entrega, la Universidad llega a 1.000 paquetes de internet o sim cards, con las cuales los estudiantes, podrán también a través de su móvil o celular, ingresar de forma rápida a las plataformas académicas institucionales.

Estudiantes satisfechos

Los beneficiarios, es decir, los estudiantes en condición de vulnerabilidad y quienes cumplieron con los requisitos, agradecieron al Rector de la Alma Mater, por este apoyo tecnológico, que les permite continuar con los estudios desde casa y culminar el semestre académico.

Marco Antonio San Martín Altamar, estudiante de último semestre del Programa de Ingeniería Agronómica señaló: “El tener un computador me facilitará ingresar a las clases, porque lo hacía desde el teléfono y se me dificultaba hacer un trabajo, agradezco a la Universidad por este gran apoyo que nos brinda a los estudiantes”.

Por su parte Ana Sofía Carmona Contreras, estudiante de cuarto semestre del Programa de Medicina y quien pertenece a la comunidad indígena Chimila indicó: “Hoy estoy recibiendo la sim card con datos, en el mes de enero ya había recibido el computador portátil, este beneficio para mi es demasiado importante porque va a contribuir mucho con mi proceso académico y poder seguir con mis estudios que actualmente son completamente virtuales”.

Los padres de familia también se mostraron agradecidos por este apoyo que reciben sus hijos por parte de la Institución para seguir con sus estudios. Ana González, madre de José David González quien es estudiante del Programa de Enfermería dijo: “Agradecida con la Universidad porque ve las necesidades de sus estudiantes y con estas herramientas los ayudan a ellos en su empuje académico. En nuestro caso teníamos un computador muy anticuado sin cámara, ni micrófono y a mi hijo le era muy difícil estudiar. Esta es una universidad receptiva a las necesidades de sus estudiantes”.

La entrega de estos computadores portátiles, además del paquete de 500 sim card, más las medidas académicas y administrativas, ratifican el respaldo y apoyo que UNIMAGDALENA brinda a sus estudiantes, dándole oportunidades y transformando vidas por medio de la educación, buscando siempre Rutas para Avanzar.

Fuente: https://www.unimagdalena.edu.co/presentacionPublicacion/VerNoticia/135860

comunidad_sorda.png

Por: El Tiempo.

El Consejo Académico de la Universidad de Antioquia aprobó en segundo y definitivo debate el acuerdo que garantizará el ingreso y permanencia a la institución por parte de la población sordo señante.

John Jairo Arboleda Céspedes, rector de la U. de A, afirmó que con esta decisión, la institución “ratifica su convicción de responder con responsabilidad y coherencia a los reclamos de una población a la que, estamos convencidos, debemos garantizarle su derecho de acceso, en condiciones de equidad y calidad, a la educación superior pública”.

Así mismo, el rector explicó que “a partir de la aprobación de este acuerdo, que respondió al proceso regular establecido en el marco normativo de la institución, vienen dos grandes tareas para los próximos meses”: la preparación del examen de admisión en Lengua de Señas Colombiana (LSC) y garantías para la permanencia de esta población en la U.

En días pasados, la comunidad sorda de Medellín realizó un campamento para exigir soluciones prontas. Esta manifestación pacífica duró 22 días en total, sumando el tiempo que se mantuvieron en una portería de la U. de A. y, posteriormente, al interior de la misma.

Exigencias de la comunidad

La comunidad sorda contaba con tres exigencias puntuales: en primer lugar, garantías de ingreso a la institución, la cual se cumpliría con la aprobación del acuerdo.

Como segunda exigencia, pedían la posibilidad de ingresar a la carrera que quisieran. A pesar de que esto también está incluido en el acuerdo, no es una certeza en el corto plazo en tanto “cada programa que reciba y acoja a estos estudiantes tiene que hacer adecuaciones", como lo manifestó Marcela Ochoa, directora de Bienestar Universitario.

Los ajustes serían curriculares, metodológicos, evaluativos, de definición de tiempos y espacios académicos y de relación pedagógica, como lo cuenta Ochoa, quien agregó, además, que estos asuntos “se irán dando de manera gradual en concordancia con la capacidad instalada de la universidad”.

La última exigencia consistía en poder presentar el examen de admisión diferencial para el segundo semestre del 2021. Si bien en las guías de inscripción se planteó la posibilidad de aplicar con presencia de intérprete, el examen que harían sería el mismo de todos los aspirantes.

Lo anterior, debido a que el calendario se estipuló antes de los dos debates en los que se discutió el ingreso de personas sordo señantes a la universidad.

En Antioquia hay 74.452 personas sordas, según el Instituto Nacional Para Sordos (INSOR). Esta población lleva 16 años buscando acceder a la educación superior pública, desde que se graduó la primera cohorte de personas sordas de bachillerato de Medellín.

Fuente: https://www.eltiempo.com/colombia/medellin/medellin-comunidad-sorda-podra-estudiar-en-la-universidad-de-antioquia-576118