esen

ES-OPORTUNIDADES.png

Por: Padre Harold de Jesús Castilla Devoz, Cjm. El Tiempo.

 

Esta comunidad educativa es uno de los motores de desarrollo para una nación.

 

La actual crisis de la pandemia del covid-19 nos obliga a todos, familias, individuos, gobiernos, instituciones de educación superior, toda la sociedad civil en general, a hacer los mayores esfuerzos con optimismo, esperanza y coraje para continuar desarrollando el sistema de educación superior a fin de que este, como lo ha sido en los últimos 20 años en nuestra nación, siga siendo de impacto suficiente para el desarrollo y bienestar del talento humano y del bien común integral de todos los territorios que componen el país. No hacerlo sería frenar un cambio potencial fundamental para el impulso del desarrollo sostenible integral, no solo económico, sino aquel que beneficie las condiciones limitadas de los habitantes de nuestra patria y del mundo en general.

 

No podemos olvidar la misión fundamental que tienen las instituciones de educación superior, llamadas a formar un profesional coherente y consistente con una sociedad que necesita de sus competencias y habilidades, también de sus valores y principios en perspectiva de una formación integral, que aporte a las aspiraciones legítimas de una región y nación, al igual que a un mundo, donde se impulse la productividad, la competitividad y la gestión del conocimiento, la creatividad y la innovación de todo aquello que permite encontrar la respuesta a los problemas reales de los ciudadanos. Nos enfrentamos, entonces, a un reto bastante complejo al que debemos hacerle frente con el mayor discernimiento de ideas y acciones que nos posibilite seguir el camino de la educación superior en la ruta del crecimiento integral humano y social. Colombia y el mundo lo necesitan, pero de modo particular los más de 2,3 millones de estudiantes del nivel superior educativo nacional. Los estudios del Banco Mundial indican que actualmente hay un 13 por ciento del número total de estudiantes afectados a nivel global, una situación por demás preocupante.

 

Aunque el desafío que dejan las implicaciones de esta crisis mundial en materia de salud, por la pandemia del covid-19, a la educación superior (resultados de aprendizaje, calidad educativa, cobertura, generación de nuevo conocimiento a través de la investigación, capacidad tecnológica, innovación y sostenibilidad financiera) sean de una magnitud inmensa, la invitación es a seguir pensando y actuando en un sistema de educación que tiene que ser escenario de transformaciones profundas en todos sus factores, para que alcancemos la tan anhelada sociedad de las oportunidades en equidad y justicia para sus ciudadanos. Los problemas de equidad social de la nación y del mundo, ahondados ahora por esta crisis de la pandemia, no pueden ser freno para seguir apostando por la educación superior.

 

Los esfuerzos de la comunidad educativa en general en todo el mundo y en todos los niveles de la educación demuestran una vez más como esta es uno de los motores de desarrollo para una nación que a pesar de la adversidad y tiempos difíciles aprovecha y se apropia de las tecnologías de la información y la comunicación como aliadas en el proceso de enseñanza, aprendizaje y evaluación, motivando el trabajo colaborativo entre las instituciones para que las oportunidades sean para todos.

 

PADRE HAROLD DE JESÚS CASTILLA DEVOZ, CJM.

 

Rector general Universidad Minuto de Dios (Uniminuto)

 

Fuente: https://www.eltiempo.com/vida/educacion/columna-del-padre-harold-de-jesus-castilla-sobre-la-educacion-superior-490926

universidades-protagonismo.png

Por: Semana.

Es destacable el papel que cumplen universidades privadas y públicas en medio de la pandemia. Pruebas de covid, prototipos de respiradores mecánicos e investigación sobre el virus, son solo algunos de sus aportes.

La pandemia del coronavirus ha sacado a relucir la capacidad solidaria del sector público, el privado, organizaciones sociales, la academia y la ciudadanía en general, que con pequeños gestos han aportado en esta coyuntura.

En el caso de las universidades, con las clases presenciales suspendidas y la necesidad de seguir con el desarrollo del semestre de forma virtual, estas están afrontando un reto doble. No solo están adecuando sus programas presenciales a la virtualidad teniendo en cuenta la cuarentena obligatoria y que al menos la mitad del semestre se ha tenido que realizar por esta vía, sino que también han puesto a disposición del Gobierno nacional toda su capacidad de investigación, talento humano e infraestructura, para mitigar los diferentes efectos que deja la covid-19 en Colombia.

Las últimas semanas, universidades tanto públicas como privadas, han volcado sus esfuerzos en dos aspectos principales: el desarrollo de prototipos de respiradores mecánicos, fundamentales en la equipación de las unidades de cuidados intensivos (UCI); y el apoyo en la realización de las pruebas para detectar los pacientes con coronavirus.

Tanto la Organización Mundial para la Salud (OMS) como algunos expertos consultados coinciden en que la detección temprana y la disponibilidad de UCI son los factores primordiales para manejar la propagación del virus en los países, “"no se pueden tomar acciones ni conocer el impacto real del virus si no sabemos a cuántas personas ha afectado", dice el profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos). En ambos aspectos las instituciones de educación superior se han centrado y desde ya han dado una mano importante para atender esta crisis.

En el caso de las pruebas para detectar la covid-19, sin el apoyo de los laboratorios de las instituciones de educación superior, el Instituto Nacional de Salud (INS) y el Ministerio de Salud no estarían dando abasto. A la fecha, el país tiene 60 laboratorios para hacer las pruebas, entre ellos las universidades han sido vitales. Los Andes, La Nacional, La Tecnológica de Pereira y La Pontifica Bolivariana, son solo algunas de las al menos 23 universidades que apoyan al Gobierno en esta área.

El Laboratorio de Microbiología de la Universidad del Rosario, primera institución en obtener la certificación para hacer las pruebas, está en capacidad de realizar alrededor de 150 diarias, no obstante, podría mejorar su capacidad si se autoriza la importación de un robot que extrae las muestras, un paso importante en este proceso, "con el robot se podrían extraer 96 muestras en 45 minutos, mientras que manualmente se extraen 24 en tres horas (...) Esperamos que el Gobierno aceleré el proceso de importación", indicó el director del laboratorio y profesor de la Facultad de Ciencias Naturales, Juan David Ramírez. Esta universidad tiene como meta apoyar al Gobierno con la realización de 100 mil pruebas.

En Medellín, la Universidad Nacional y la Pontificia Bolivariana hicieron una alianza para establecer un laboratorio de diagnóstico con capacidad de 400 pruebas diarias. En Bucaramanga, la Universidad Industrial de Santander (UIS) realizará las pruebas de los 87 municipios de ese departamento. Es así, con aportes individuales de la academia sumado a la labor del Ministerio que en los próximos días el país seguirá incrementando su capacidad de diagnóstico del virus.

En cuanto a los respiradores mecánicos, la importancia de su desarrollo radica en que son indispensables para tratar a los pacientes graves de covid-19. La mayoría de muertes por coronavirus es a causa de neumonía bilateral, un microorganismo ataca ambos pulmones al tiempo, la víctima no puede respirar y muere.

Debido a esto es que los grupos de investigación y docentes de diferentes facultades han trabajado en prototipos de respiradores en los que están realizando pruebas para que en el corto plazo puedan comenzar a desarrollarse en mayor número para así apoyar al sistema de salud para ampliar el número de UCI en el país. Según la Asociación Colombiana de Medicina Crítica y Cuidados Intensivos, en Colombia hay alrededor de 5.300 UCI, pero solo habría 1.000 disponibles porque el 80 por ciento están ocupadas con pacientes críticos. Por ello, el esfuerzo de las universidades en ese sentido será fundamental, más si se tiene en cuenta la escasez de respiradores en el mercado debido al incremento de su demanda en todo el mundo.

La Universidad del Norte de Barranquilla y el Sena Atlántico presentaron un prototipo de ventilador mecánico. ‘HopeBreath’, como titularon el proyecto, ya fue sometido a pruebas con un simulador de intubación para comprobar su funcionalidad, obteniendo resultados óptimos.

También está el caso del director del Departamento de Ingeniería Eléctrica, Electrónica y Computación de la Nacional, Jorge Hernán Estrada, quien ya realizó las pruebas médicas a Sensor-es, prototipo que desarrolló para estabilizar a pacientes con covid.19, “las pruebas evidenciaron un significativo incremento en la saturación de oxígeno en la sangre, lo que permite la estabilidad de los pacientes que padezcan enfermedades respiratorias, en este caso el coronavirus”, señaló Estrada.

Asimismo, se destaca el proyecto de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la Sabana junto con la Facultad de Medicina, la Clínica Universidad de La Sabana y la Fundación Neumológica Colombiana, un modelo fast track de un ventilador mecánico invasivo. Luis Fernando Giraldo, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Sabana y Director de Servicio de Neumología Intervencionista de la Fundación Neumológica Colombiana explicó que "la prioridad para nosotros es que el ventilador pueda suplir las necesidades de un paciente con COVID-19, que presenta una insuficiencia respiratoria muy severa”.

Cientos de investigadores y miembros de la academia tienen propuestas como las anteriores para contribuir a mitigar el impacto del coronavirus en el país. Solo a la convocatoria de 26 mil millones del Ministerio de Ciencia para financiar proyectos en ese sentido, se presentaron más de 500 propuestas, de las cuales se financiarán 25.

Además de esto, la academia colombiana también ha contribuido a entender mejor el virus. Hace una semana, investigadores del grupo de Inmunovirología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia anunciaron que lograron aislar el virus Sars-CoV2, tras contar con una muestra de un paciente infectado. La profesora María Teresa Rugeles, coordinadora del grupo de Inmunovirología, precisó que con este logro se podrán evaluar los medicamentos para tratar el covid-19, así como la afectividad de las sustancias para inactivar el virus y desinfectar las superficies y los equipos médicos.

A todos estos aportes, que son solo una muestra de las cientos de iniciativas en la que trabajan miles de profesionales en las universidades de todo el país, también se suma el hecho de que los directivos de muchas de las instituciones pusieron a disposición las instalaciones para atender esta contingencia, la sede Suan de la Universidad del Atlántico se habilitó como zona de aislamiento para pacientes con coronavirus en ese departamento, mientras que la UIS adecuó varios salones de clase para apoyar al Hospital Universitario de Santander, entre otros casos.

Fuente: https://www.semana.com/educacion/articulo/coronavirus-el-papel-protagonico-de-las-universidades-en-la-pandemia/666436

nuevacreditación.png

Por: José Consuegra Bolívar - Rector de la Universidad Simón Bolívar Especial para El Espectador

El nuevo modelo incorpora la evaluación de los resultados de aprendizaje, es decir, tiene en cuenta como factor fundamental qué tanto lograron los estudiantes alcanzar los objetivos de enseñanza de cada programa académico.

La acelerada evolución de la sociedad ha traído consigo mayores exigencias para la formación educativa de calidad en el mundo. El escenario está caracterizado por un gran desarrollo científico y tecnológico, al lado de amplias inequidades sociales con una mayor incidencia en los países en vías de desarrollo, al igual que transformaciones culturales y cambios ambientales constantes y se agrega hoy el agreste impacto de la pandemia de COVID-19, que obligan a las instituciones educativas a reinventarse para ajustarse a los nuevos tiempos.

La educación superior tiene hoy la misión de atender la formación de la juventud en un creciente y amplio abanico de profesiones y carreras tecnológicas acorde a las necesidades existentes, pero también para los requerimientos nacientes derivados de esa metamorfosis mundial. Todos estos retos deben asumirse bajo la responsabilidad de que la educación que oferten las Instituciones de Educación Superior sea de la más alta calidad.

En buena hora, Colombia empezó a trabajar con los actores del sector en un nuevo Modelo de Acreditación en Alta Calidad, cuyos lineamientos fueron aprobados por el Consejo Nacional de Educación Superior (CESU), en cabeza de su presidenta, la señora ministra de Educación, María Victoria Angulo.

Un asunto sumamente pertinente y considerado una necesidad era que en el proceso de evaluación de la alta calidad se reconociera la diversidad institucional, definida como las particularidades misionales diferenciadoras y únicas de cada Institución de Educación Superior y de sus programas académicos; de hecho, este concepto fue situado como una de las más importantes novedades en los nuevos lineamientos. También se valora en grado sumo, en el marco de los diferentes niveles y modalidades de formación académica, la capacidad de las organizaciones para transformarse, el seguimiento a los planes de mejoramiento continuo, su impacto y logros, y se avanzó en la articulación de las dependencias, instancias y procesos del Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior.

El nuevo modelo incorpora la evaluación de los resultados de aprendizaje, es decir, tiene en cuenta como factor fundamental qué tanto lograron los estudiantes alcanzar los objetivos de enseñanza de cada programa académico.

Un aspecto clave es que el modelo estimula la consolidación de sistemas internos de aseguramiento de la calidad que promuevan la autorregulación y autoevaluación de las instituciones como vía para responder a los cambios, como también la armonización de objetivos y estrategias planteados en el Decreto 1330 de 2019 (Registro Calificado) y en el Modelo de la Acreditación de Alta Calidad.

En la evaluación con fines de acreditación de alta calidad también fueron revisados factores como los aportes de la investigación, la innovación, el desarrollo tecnológico, el impacto social y las comunidades de profesores, estudiantes y egresados.

La Acreditación de Alta Calidad tendrá una vigencia de 6, 8 o 10 años, de acuerdo con los resultados de las evaluaciones y la consolidación, la sostenibilidad y el impacto de la institución y sus programas académicos.

Esperamos que, con la implementación del acuerdo, los procesos de acreditación coadyuven en la consolidación de la excelencia educativa que tanto requiere el país para su desarrollo social, teniendo muy en cuenta las características de cada institución y las prioridades educativas regionales.

Fuente: https://www.elespectador.com/noticias/actualidad/el-nuevo-modelo-de-acreditacion-en-alta-calidad-articulo-916170

internacionalización-covid.png

Por: Dra. Doris Hernández-Dukova. Directora de Relaciones Interinstitucionales e Internacionalización-ORII. Escuela Tecnológica Instituto Técnico Central

Síntesis

El artículo presenta las reflexiones sobre los retos de la gestión de la internacionalización tanto en los momentos de crisis por el trabajo desde casa, resultado del confinamiento por el virus Covid-19, como en los meses próximos de la contención de la emergencia sanitaria global. Está pensado en expresar una aproximación al escenario de una recuperación lenta para las instituciones de educación superior, que puede durar de 12 a 24 meses.

Contexto

Lo que se está viviendo en los sistemas educativos en todo el mundo hoy día, es una realidad, que ningún experto en prospectiva podría imaginar hace tres meses, pues en febrero solo China tenía cerradas las puertas de sus centros educativos. En el mes de marzo, 17 países estaban con cierres totales o parciales. Finalizando el mes de abril, en todo el mundo hay solo cinco países, que aún mantienen clases presenciales parciales.

Las naciones han comprendido las dimensiones de la emergencia sanitaria global, y cada país, de acuerdo a sus posibilidades, está implementando medidas para minimizar los impactos económicos y sociales y salvaguardar la vida.

En Colombia, las instituciones de educación superior han respondido, también cada cual, de acuerdo a sus posibilidades, a los retos de seguir con las actividades académicas y “salvar” el semestre. Algunos lo están logrando con éxito, y otros están repensando sus acciones que buscan cómo minimizar los impactos de la inequidad por la brecha tecnológica y el acceso a las TIC, la falta de experiencia y material didáctico para las clases en línea, y cómo ajustar sus quehaceres, manteniendo la calidad y la motivación de estudiantes, docentes y directivos con sus procesos académicos y administrativos.

Una de las unidades funcionales en las IES, que más ha sido afectada en sus planes de gestión y desarrollo, ha sido la de las oficinas de relaciones internacionales. Con el cierre de fronteras algunos estudiantes han quedado “atrapados” en las universidades y países de destino de su intercambio académico, de igual manera se han quedado en Colombia algunos estudiantes internacionales. Se estima, que el 30% de los estudiantes, que estaban desarrollando movilidad académica en el exterior, no han logrado regresar a sus países de origen. Eso representa un enorme desafío para las instituciones anfitrionas, pues se les debe garantizar el cumplimiento de los acuerdos académicos y preservar su salud física y mental.

En lo que resta del año, se espera poca o casi nula movilidad física de estudiantes y docentes. De una parte, será por la inevitable contracción económica nacional y global, por la reconfiguración de las prioridades de los interesados en una inmersión cultural, y por los miedos naturales de posibles nuevas olas de contagios. De otra parte, se espera una significativa reducción de los recursos para becas de movilidad y programas de cooperación internacional.

A mediano plazo, se prevé una reconfiguración de las prioridades institucionales, presionada también por la contracción económica nacional, pero además por las exigencias de la comunidad académica y sus familiares, que en buena parte soportan la carga monetaria de los estudios superiores y los intercambios académicos, cuando es el caso. Entran a jugar también otros factores como la calidad educativa, la modalidad de la enseñanza, los resultados de los aprendizajes y las formas de su evaluación.

Surge las preguntas de ¿Qué sería la internacionalización sin la presencialidad? y ¿Qué sería la presencialidad sin la internacionalización? Ambas respuestas sugieren un profundo análisis de los retos que enfrentan las oficinas de relaciones internacionales, y las transformaciones que se tienen que dar, para que se continúe con los procesos de internacionalización integral de los programas académicos y las instituciones.

Reflexiones

Se necesita una intensa y rápida transformación de los planes de acción y proyectos de internacionalización institucionales. Tradicionalmente esos se asocian con la movilidad física en todas sus expresiones: intercambios académicos por semestre académico, inmersión para aprendizaje de idiomas, estancias cortas para cursos y capacitaciones, participación en congresos y demás eventos de divulgación social del conocimiento.

Se hace necesario ver la internacionalización con otros ojos, como proceso transversal y estratégico, que posibilita la integración de la dimensión internacional en las funciones sustantivas de docencia, extensión y proyección social, y viabiliza el desarrollo de la competencia intercultural en un marco de Educación cultural como sugiere UNESCO. Luego, los resultados de esas acciones permearán los desarrollos curriculares de los programas, aumentarán su calidad y también la calidad institucional y la del sistema educativo nacional.

Es el momento de cambios en el relacionamiento entre las direcciones de programas académicos y unidades funcionales como planeación y presupuesto con los gestores de internacionalización. Se deben motivar la formulación e implementación de proyectos tanto internos, como externos, que posibiliten la transformación de las prácticas académicas y administrativas actuales. Eso incluye el desarrollo de capacidades para formular proyectos de cooperación internacional, consolidación de las alianzas con socios estratégicos, participación proactiva en redes y asociaciones, nacionales e internacionales.

Desde el punto de vista práctico, a corto plazo, se identifican las siguientes tareas para los gestores de internacionalización durante en confinamiento por el Covid-19: (a) preselección de webinarios, conversatorios y demás actividades virtuales, que más se ajustan a los planes de acción y desarrollo institucionales, priorizando aquellas invitaciones, que vienen de instituciones, redes y asociaciones en convenio; (b) divulgación de información con la comunidad académica, motivando la participación, y (c) recepción de una retroalimentación por parte de los asistentes, que posibilita los ajustes en los criterios de selección y difusión.

Ante la creciente ola de invitaciones a actividades virtuales, buena parte de esos sin costo de inscripción, por el momento, se identifica ese mecanismo de relacionamiento en línea como impulsor de las transformaciones de las relaciones externos de estudiantes y docentes, como factor de la calidad académica, Se transformaría el concepto de movilidad de expertos y los eventos de divulgación social de conocimiento congresos, seminarios, simposios, entre otros, como escenarios de presentación de resultados de investigación y prácticas académicas.

Es decir, aun cuando llegue el momento de pagar un costo de inscripción por el webinar, muchas personas lo harán y usarán esa vía de gestión de conocimiento, porque sería a un costo mucho menor que un desplazamiento físico, obteniendo prácticamente los mismos resultados de compartir y construir conocimiento. A mediano plazo, las instituciones desarrollarán la capacidad de organizar y realizar sus propios eventos académicos y científicos en línea.

Cabe señalar, que la calidad de las capacitaciones en línea depende de múltiples factores, entre esos: la experiencia del ente organización, los objetivos de la formación, la modalidad (exposición, conversatorio, panel), el perfil y la experiencia de los expertos invitados, la posibilidad de retroalimentación y preguntas por parte de los asistentes, el canal de transmisión (Zoom, Youtube, Facebook Life, Collaborate, Go to meeting, entre otros), los canales de difusión y promoción de la actividad. No se puede asistir a todas las capacitaciones todo el tiempo, por tanto, cada programa académico, estudiante, docente, directivo o egresado, tendría que hacer una selección previa de contenidos de acuerdo a sus intereses personales y profesionales.

Las actividades virtuales tienen sus propias dinámicas de interacción, sin embargo, identificar y guardar las ideas principales, mediante capturas de pantalla o apuntes, permite reflexionar sobre cómo esas se aplican a las labores profesionales y para el crecimiento personal del asistente. La participación en la actividad virtual no puede terminar con la finalización del webinar, lo valioso es poder compartir luego los contenidos principales con sus equipos de trabajo y recibir retroalimentación.

Los retos del trabajo en equipo también se transforman cuando no hay contacto físico próximo, y por supuesto, la comunicación virtual tiene sus propias características. Tenemos que desarrollar nuevas habilidades de interrelación digital, ya que buena parte de los actuales directivos universitarios no son "nativos digitales". Tenemos que prepararnos y capacitarnos para ello, escuchando la voz de los expertos. Si se hace de manera intuitiva o individual, es posible llenar el vacío personal, pero se corre el riesgo de que la capacitación virtual no le sume significativamente a las metas y planes institucionales.

El diálogo y la retroalimentación son la clave, para que se pueden hacer ajustes asertivos y oportunos a las acciones de articulación de la gestión de la internacionalización con las funciones sustantivas de docencia, investigación y proyección social, y que cada uno está realizando desde casa en los tiempos de confinamiento. Por tanto, conocer las necesidades internacionales de las facultades y el apoyo que se les puede brindar desde las oficinas de relaciones internacionales para ajustar las estrategias de relacionamiento externo, se vuelven factores de éxito para la buena gestión de la internacionalización integral de la institución.

Como estratégicas prácticas a corto plazo se sugiere implementar dos, que han mostrado resultados significativos para el desarrollo de la competencia intercultural: (a) la internacionalización en casa, y (b) la movilidad virtual.

La Internacionalización en casa se está aplicando en otras latitudes geográficas desde hace dos décadas, en las IES colombianas ha estado algo relegado, aunque aparece como indicador del factor de Visibilidad nacional e internacional. Con la suspensión de movilidades físicas en el semestre actual, que puede extenderse a lo que falta del año, el concepto de internacionalización en casa comienza a sonar con frecuencia en los webinares, conversatorios y demás actividades virtuales. Se constituye como una alternativa para el desarrollo de las competencias interculturales in-situ.

Si bien la experiencia de inmersión en otra cultura no se puede sustituida por una actividad en línea, sí es posible afirmar, que logra ampliar la visión del mundo y obtener una perspectiva global para el ejercicio de la profesión. La gran ventaja es el bajo costo y la posibilidad de incrementar el número de estudiantes participantes.

La Internacionalización en casa se constituye en una opción viable y asequible, para que los estudiantes tengan una experiencia internacional en su sitio de formación. Adicional, se aporta a la internacionalización del currículo, al aprendizaje de idiomas, al conocimiento de otras culturas. Sus estrategias son estudio de casos, clase espejo, aulas invertidas, entre otros.

De otra parte, la movilidad virtual se operativiza mediante la inscripción de asignaturas en línea en una universidad destino. La interacción en el aula virtual con compañeros de otras culturas, el estudio de casos y el aprendizaje basado en problemas para diferentes contextos, se consideran mecanismos para obtener conocimiento cultural y desarrollar competencias interculturales.

La movilidad virtual también es fácil de implementar, fortalece las alianzas estratégicas entre IES y la colaboración académica en redes y asociaciones. Lo que le falta al sistema educativo colombiano es una regulación de la transferencia de créditos, que posibilite desarrollar algunas variedades de ese tipo de homologaciones, ejemplo, el Semestre Cero en el Extranjero como estrategia de articulación entre niveles de formación.

Conclusiones

La actual crisis de cese de movilidad académica presencial se constituye en una oportunidad, para que los gestores de relaciones internacionales se conecten aún más con las necesidades de internacionalización de los programas académicos, la investigación y la extensión. Están llamados a colaborar en la reformulación de actividades, que facilitan el desarrollo de competencias interculturales y demás habilidades, que el mundo de hoy necesita: sensibilidad intercultural, empatía, creatividad, toma de decisiones para escenarios inciertos.

Es la oportunidad de acompañar la gestión académica institucional con propuestas de rediseños curriculares y uso de TIC para la educación cultural; de fortalecer el relacionamiento externo mediante la participación en redes y asociaciones, y de coadyuvar a las alianzas estratégicas de calidad para las funciones sustantivas.

men-aplaz.png

Por: El Observatorio de la Universidad Colombiana.

No se han oficializado, pero están en la agenda del Viceministerio de Educación Superior con actores del sector, para suavizar el impacto negativo del virus en las IES.

Estas son algunas de las medidas analizadas con miembros del CESU, Icetex, Fodesep, algunos de Conaces y Presidencia de la República, y que se estarían dando a medida que la presión por la situación crezca:

– Extender, por defecto, la directiva que había dado hasta el 31 de mayo plazo a las IES con programas de carácter presencial para continuar la docencia mediante la modalidad “remota digital”.

– Mantener suspendidos los trámites administrativos de varios procesos, entre ellos el de Convalidaciones de Títulos.

– La muy segura prolongación automática por un periodo, a definir según la evolución de la pandemia, de registros calificados, acreditaciones, vencidas y próximas a vencer.

– Proyectar que visitas de los procesos de calidad se hagan de forma virtual.

– Gestionar ante Minhacienda y Planeación Nacional, recursos adicionales para las IES públicas, así como para las privadas a través de Findeter.

– Apurar el giro de recursos de Icetex pendientes a las IES, por diversos conceptos. También, proyectar con dicha la consecución de una línea especial de crédito para estudiantes, para la compra de equipos, licenciamiento y conectividad.

– Con rectores se validarán protocolos para las prácticas de los programas de Salud

– Reiterar a las IES que, en virtud de su autonomía, tienen libertad para definir aspectos como resolución de temas de trabajos académicos, prácticas de laboratorio y de campo y procesos de grado, entre otros.

– Finalmente, no se descarta el anhleo y posibilidad de que en 2020-2 se puedan dar algunos momentos de presencialidad, pero todo depende del avance de la situación y los lineamientos que defina el Ministerio de Salud.

Fuente: https://www.universidad.edu.co/por-epidemia-medidas-de-emergencia-que-contempla-el-men-para-el-sector/

ublended.png

Por: La República.

Entre las ideas que podrían aplicar está un sistema que mezcle clases presenciales y virtuales, pero dependerá de aprobación del Gobierno

Desde mediados de marzo, las universidades en Colombia empezaron a adoptar diferentes medidas con el fin de virtualizar sus clases e impartir enseñanza remota en lo que resta del primer semestre del año. Por ahora, el panorama para la segunda mitad de 2020 es incierto, pero desde ya las instituciones de educación superior del país trabajan en modelos y escenarios para continuar educando en un escenario donde la pandemia del covid-19 marca la rutina.

En la Universidad Nacional, por ejemplo, según su rectora, Dolly Montoya, de 7.500 cursos que tiene la institución, más de 6.300 se están dando en modalidad virtual. “Hemos llegado a 85% de los cursos virtuales, sobre todo en ciencias e ingenierías. Estamos mirando como abarcar mejor calidad, buscando nuevas metodologías pedagógicas para que esto se pueda hacer de mejor maneras”, explicó Montoya.

Según la rectora de la institución, que tiene 57.800 estudiantes a nivel nacional, si bien las clases virtuales “han sido un reto”, también ha sido una oportunidad para repensar la educación, y asegura que las universidades deben tener un balance entre la virtualidad y la presencialidad, y que si no hubiera sido por la pandemia no hubieran entrado en ello.

En cuanto a lo que viene para el resto del año, la rectora de la U. Nacional indicó que se debe esperar a las decisiones del Consejo Superior Universitario y del Consejo Académico para determinar las admisiones, cómo se hará con las clases prácticas, “para que en los momentos en que haya posibilidad de asistencia se prioricen las prácticas”, e incluso mencionó que no se descarta que se tenga que hacer una prórroga al calendario académico. “Seguramente, será una mezcla entre virtualidad y presencialidad lo que va a ocurrir en el segundo semestre”, indicó Montoya.

La Universidad del Rosario también ha vivido un proceso de adaptación, y más de 5.500 asignaturas pasaron a modalidad de acceso remoto. “Hasta la fecha, hemos desarrollado más de 600.000 sesiones de clases en nuestras plataformas de aprendizaje en línea y a distancia”, dijo José Alejandro Cheyne, rector de esta institución educativa.

Según Cheyne, la universidad está lista “para desarrollar el modelo mixto o 100 % presencial de acuerdo con el avance del desafío covid-19”, y para el segundo semestre seguirán las directrices del Gobierno. Por ahora, la universidad está revisando varios escenarios para los procesos de enseñanza, pero el rector aclaró que un modelo mixto “podría ser interesante”, pues permite por un lado que los estudiantes aprovechen escenarios presenciales, manejando medidas de bioseguridad y, por el otro, “seguir aprovechando las oportunidades de la transformación digital”.

Una propuesta similar la tienen en la U. de La Sabana. “Estamos preparados para un sistema que se llama ‘blended’ o mixto, usando el campus con estrictas medidas de seguridad, unos días irían unos estudiantes, con distanciamiento en los salones, de manera que solo va una población al día y se van alternando”, explicó Obdulio Velásquez, rector de la universidad, quien dijo que se podría entender el modelo como un ‘pico y campus’ que complementa la tarea virtual con la presencial, pero que dependerá de cómo evolucione la situación.

Luis David Prieto, el vicerrector académico de la Javeriana, aseguró que en este momento se están dando 5.000 cursos virtualmente y que “el campus de la Universidad se está adecuando”, y “están avanzando en la configuración de los ambientes de aprendizaje con base en las determinaciones que tome el Gobierno Nacional. Ya sea para retornar a las aulas de las clases o para continuar con la virtualidad, y el académico aseguró que dependerá del Gobierno Nacional que en se retome una presencialidad con restricción con restricciones.

Otro partidario de este sistema es Francisco Piedrahita, rector del Icesi, en Cali, quien aseguró que se ha hablado con el Gobierno para solicitar medidas y protocolos que permitan trabajar en “aprendizaje experiencial”, pues clases como laboratorios, talleres de diseño industrial, o en medicina no se pueden virtualizar.

“En este momento no tenemos ni idea de qué va a pasar, estamos jugando con escenarios. Quisiéramos una educación ‘blended’, mezclada, mucho virtual, con componentes presenciales”, indicó Piedrahita. El Icesi, por ejemplo, montó un sistema de control para ver cómo avanzan las clases, y desde antes de la pandemia ya 50% de los cursos contaban con apoyo de la plataforma Moodle.

Desde la Universidad Eafit, en Medellín, el rector Juan Luis Mejía, destacó también que “el ideal sería tener una parte presencial y una virtual, en la medida en que se permita la apertura paulatina”, y aseguró que se está evaluando cómo se tendrían que adecuar las aulas, para mantener distanciamiento social.

Aplazamientos, una de las posibilidades

Una de las preocupaciones por las que alertaron los rectores es por la posibilidad de que se den aplazamientos, más que por la virtualidad, incluso por un tema económico.

La Nacional está recogiendo bonos de solidaridad con estudiantes, egresados y personal administrativo para apoyar a estudiantes con dificultades, y espera continuar esto para el segundo semestre.

En Eafit, por ejemplo, se han prestado cerca de 300 computadores y para aquellos estudiantes que no tenían conectividad se ha dado un subsidio, y en el caso de la Javeriana, se están ampliando los mecanismos previstos en materia de becas y apoyo financiero.

Fuente: https://www.larepublica.co/empresas/universidades-evaluan-de-dar-clases-con-un-modelo-blended-para-el-otro-semestre-2997845

itm-equipos.png

La Institución Universitaria ITM, adscrita al Municipio de Medellín, comenzó el préstamo de portátiles y tarjetas Sim con internet a los estudiantes identificados con cero conectividad a clases por las plataformas dispuestas en la estrategia digital para la continuidad del semestre académico 2020-1.

Este proyecto, liderado por Bienestar Institucional, pretende brindar soluciones a los estudiantes que no cuentan con la conectividad para recibir sus clases en casa durante la contingencia por el Covid-19.

La identificación de los estudiantes se basó en una encuesta realizada, comparada con los registros de ingreso de los estudiantes a las plataformas habilitadas por la Universidad para el desarrollo de las clases.

Los estudiantes serán contactados por la Universidad para acordar el día y la hora de la entrega del equipo y/o tarjeta Sim.

El Rector del ITM, Juan Guillermo Pérez Rojas, afirmó: “Tenemos registros de que cerca del 90% de nuestra población estudiantil está participando en las actividades académicas en entornos digitales; tanto las plataformas definidas por la Institución, como otras que los docentes conocen y manejan. Esto indica que tenemos cerca de un 10% de estudiantes que no están conectados aún, y en ellos estamos enfocados para que puedan continuar con sus actividades académicas desde la casa.”

Para este semestre se programaron 4088 cursos en total, para todos los programas de pre y postgrado, de los cuales 4040 se están desarrollando a través de la mediación tecnológica, con el uso de las diversas plataformas, recursos en línea, bases de datos, biblioteca digital, guías de aprendizaje, tutoriales, entre otros.

El ITM continuará trabajando y gestionando con recursos propios, fundaciones, empresas y cooperativas las ayudas necesarias para ofrecer solución al tema de conectividad del total de sus estudiantes.

Fuente: https://www.itm.edu.co/noticias-principales/itm-inicia-la-entrega-de-300-equipos-portatiles-y-300-sim-con-internet-para-la-conectividad-de-sus-estudiantes-mas-vulnerables/

uniminuto-pasto.png

En San Juan de Pasto, el Voluntariado UNIMINUTO, denominado Derribando Muros, conformado por los estudiantes del Centro Regional Pasto, en alianza con la Red de Voluntarios Galeras, adelantan una campaña para solventar la necesidad de tapabocas que tienen las personas privadas de la libertad del Centro Penitenciario y Carcelario de esta ciudad.

Los tapabocas son elaborados por mujeres internas con tela antifluido, hilo, resorte y demás elementos donados por la ciudadanía pastusa y canalizados a través de la Red de Voluntarios.

Una segunda producción de tapabocas será destinada a personas vulnerables de la capital de Nariño, como migrantes, adultos mayores, habitantes de calle, mujeres en ejercicio de prostitución y población carcelaria de otros municipios.

El Voluntariado Uniminuto acaba de cumplir dos años de servicio y está conformado por estudiantes de diferentes programas del Centro Regional Pasto.

Adicionalmente, ha contado con el apoyo de voluntarios externos que han desarrollado diferentes campañas con la población carcelaria de Pasto y cuya finalidad es proponer estrategias lúdicas pedagógicas que permitan mejorar los niveles de empoderamiento de las personas privadas de libertad, la gestión creativa y pacífica de diversos conflictos sociales que emergen en sus respectivos contextos, especialmente aquellos derivados de la propia convivencia.

Cabe recordar que la Red de Voluntarios Galeras es una iniciativa ciudadana que trabaja desde hace dos años a raíz de la crisis generada por los sismos que afectaron a la población ubicada en la zona de influencia del Volcán Galeras.

Fuente: Coordinadora de Prensa. CORPORACIÓN UNIVERSITARIA MINUTO DE DIOS -UNIMINUTO-

unisimonranking.png

Por: Caracol Radio.

El ranking mundial de impacto social de Times Higher Education (THE) destacó el trabajo de la Universidad Simón Bolívar en educación de calidad, igualdad de género, y salud y bienestar, entre otros.

La Universidad Simón Bolívar de Barranquilla es una de las tres instituciones de educación superior con mayor impacto social en Colombia. Así lo confirman los resultados generales del ranking mundial de Impacto Social de Times Higher Education (THE), en su edición 2020.

En Colombia, Unisimón se ubicó en el tercer lugar de esta medición, que este año, en su segunda edición, incluyó 766 universidades de 85 países. Times Higher Education (THE) es un organismo que se encarga de proveer datos para respaldar la excelencia universitaria en el mundo.

“Cada institución tiene unas particularidades que constituyen su sello, y el de la Universidad Simón Bolívar siempre ha sido el alto compromiso con el desarrollo social. Para nosotros es muy satisfactorio que eso se evidencie en una evaluación externa tan importante como esta que hace Times Higher Education”, aseguró el rector de Unisimón, José Consuegra Bolívar.

El ranking de impacto social THE evalúa el desempeño global de las universidades a nivel mundial, con respecto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas (ONU). Este estudio utiliza indicadores que son calibrados para proporcionar comparaciones integrales y equilibradas en tres áreas: investigación, divulgación y administración.

De acuerdo con la clasificación específica para cada ODS, Unisimón se destaca en Colombia con el ODS 5 (Igualdad de Género), en el puesto número 1. Así mismo, en el ODS 16, Paz Justicia e Instituciones Sólidas), en el puesto 1; ODS 17, (Alianzas para lograr los Objetivos), en el puesto 1.

Adicionalmente, esta institución fue reconocida por su trabajo en el ODS 4, (Educación de Calidad), ocupando el puesto número 2; ODS 1, (Fin de la Pobreza), en el puesto 3; ODS 3, (Salud y Bienestar), en el puesto 3; ODS 8, (Trabajo Decente y Crecimiento Económico), en el puesto 3; y ODS 10, (Reducción de las Desigualdades), en el puesto 3.

“Para esta Universidad, los rankings no son un fin, sino un medio que permite dar cuenta del cumplimiento de nuestra misión, en la que el compromiso con desarrollo social es un aspecto transversal. Esto hace parte del ADN Unisimón”, precisó Fernando Morón, director de Planeación de esta institución, quien lidera la gestión de la información para la participación en rankings internacionales.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son un llamado de Naciones Unidas a la adopción de medidas que pongan fin a la pobreza, protejan el planeta y garanticen que todas las personas gocen de paz y prosperidad.

Este es el segundo año consecutivo en que Times Higher Education destaca a la Universidad Simón Bolívar a través de este importante ranking mundial.

Fuente: https://caracol.com.co/emisora/2020/04/25/barranquilla/1587816739_637088.html

udeared.png

Esta será la Red de Laboratorios más grande y potente de Antioquia orientada en masificar el diagnóstico temprano y oportuno, desplegar las posibilidades en materia de innovación y desarrollo y fortalecer la inteligencia en salud de cara a la covid -19 y a futuras contingencias producidas por agentes biológicos de alto riesgo para la salud humana.

14 Instituciones de Antioquia hacen parte de la Red de Laboratorios Regionales, que busca fortalecer la prestación de servicios científicos y tecnológicos para la atención a problemáticas asociadas con agentes biológicos de alto riesgo para la salud como la covid-19 y otras enfermedades infecciosas de interés.

La creación de la Red de Laboratorios Regionales tiene como propósito robustecer la dotación de infraestructura tecnológica y la gestión del talento humano de las entidades participantes.

La Red está conformada por 14 laboratorios de Antioquia con capacidades diversas, integradas y extendidas: 10 Instituciones de Educación Superior, dos Centros de Investigación y Desarrollo Tecnológico, una Institución Prestadora de Servicios de Salud, y un Laboratorio Departamental de Salud Pública.

Esta coalición de entidades con diversas capacidades y talentos humanos, desarrollará estrategias para el avance de la investigación con impacto social en áreas como el diagnóstico rápido, preciso y eficiente, y el desarrollo de protocolos de biología molecular e inmunología con el uso de herramientas bioinformáticas, que permitan predecir las dinámicas evolutivas del virus SARS-CoV-2 en Colombia.

La Red de laboratorios potenciará, además, los programas de vigilancia y monitoreo para el reporte de información sobre eventos de interés en salud pública a través de un Centro de analítica de datos.

Entre las entidades aliadas de esta iniciativa que será ejecutada por la Universidad de Antioquia (proponente del proyecto), se cuentan la Universidad Nacional de Colombia, Sede Medellín; Universidad EIA, Universidad de Medellín, Universidad EAFIT, Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), Universidad Cooperativa de Colombia, Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM), Corporación Universitaria Lasallista, Institución Universitaria Colegio Mayor de Antioquia, Corporación para Investigaciones Biológicas (CIB), Instituto Colombiano de Medicina Tropical (ICMT), IPS Universitaria y el Laboratorio Departamental de Salud Pública de Antioquia.

El proyecto ”Coalición académico-científica a través de una Red de Laboratorios Regionales con capacidades diversas, integradas y extendidas para el fortalecimiento de la prestación de servicios científicos y tecnológicos enfocada en la atención a problemáticas asociadas con agentes biológicos de alto riesgo para la salud humana”, fue presentado por una alianza de entidades al Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación (FCTeI) del Sistema General de Regalías (SGR), para el Departamento de Antioquia.

Al FCTeI del SGR se solicitaron, mediante este proyecto, recursos por $19.760 millones y la coalición académico-científica aportará una contrapartida de $4.495 millones, para un valor total de la propuesta de $24.256 millones, para ejecutarse en 12 meses.

Fuente: http://www.udea.edu.co/wps/portal/udea/web/inicio/udea-noticias/udea-noticia/!ut/p/z1/vZVdU6MwFIb_yu4FlzSnECD1Dj_Wna7a7tiq5MYJkNIoJBhi6_rrDVMvrF8dx8lyAUnm5Dl5XzLnIIquEJVsJSpmhJKstvOMxtdkdBAMUwwnEOMY0niKoyQ4DmcXgC63AwiQX5D-nZ0c4fkpwCRC9PP9F4giWkjTmiXKWqUNq-9Lzjxg3fZsqRq-GffvH1IZUQjWeVAoabgUpeqjXiwLLu3IA81Lv2a50swoLVTXJ2wLUaIsxEEBJQn8JMkTH5cc-wwvcn_EC0bwYjQkI_5a4FsFvUD44El7g-grD_4MI2vR0fRsNjmYHo6D54BPGGNEq1rlm_-RyjwkFaKaL7jmenCv7fLSmLbb88CD9Xo9qJSqaj4oVOPBe1uWqjPoajsSZVZo8pHQEDC6XAm-RnOpdGNPcv5FH3_DrgzRNzPswCdO8ceBW_zQLT50iiexW7zbm0Pc3pwJdot36z2Gb-LHuzqErV_i5u6OprZP9KX-wZau_9Mo2mbekPCff7s4NVEeVc314f6Zn41Xjzs-NPv5BF5jcFs!/dz/d5/L2dBISEvZ0FBIS9nQSEh/?page=udea.inicio.udea.noticias.noticia&urile=wcm%3Apath%3A%2FPortalUdeA%2FasPortalUdeA%2FasHomeUdeA%2FUdeA%2BNoticias%2FContenido%2FasNoticias%2FCiencia%2Fred-laboratorios

webinarsalesforce.png

El próximo jueves 30 de Abril de 2020 se desarrollará el Webinar: “Educación Superior en los tiempos de COVID-19”, en dónde tendremos la oportunidad de escuchar a María Fernanda Enriquez, Directora de Mercadeo en la Universidad Autónoma de Occidente, Olga Ramírez, Gerente de Tecnología de la Información del Instituto San Ignacio de Loyola y Daniel Ballesteros, Director de Admisiones del Tecnológico de Monterrey que nos contarán como estas tres prestigiosas Instituciones Educativas has continuado operando durante la cuarentena.

En el siguiente link pueden realizar la inscripción: https://www.eventbrite.com/e/educacion-superior-en-los-tiempos-de-covid-19-tickets-103173199818

usurcolombiana.png

Por: El Observatorio de la Universidad Colombiana.

Es Edwin Alirio Trujillo, quien fue designado por el Consejo Superior, dado que la cuarentena impide hacer la consulta y la posible legitimidad de una elección en propiedad.

Trujillo Cerquera fue designado por tres meses, en la posibilidad de tres más, luego que se venciera el tiempo del encargo dado a Pablo Emilio Bahamón Cerquera, y cuando el calendario electoral ha debido se replanteado por la cuarentena, con lo que se aplaza la elección de rector en propiedad, mientras se supera la crisis del Covid-19 y se puede hacer la consulta estamentaria.

Ayer mismo Trujillo Cerquera (licenciado en Literatura y abogado de la Universidad Surcolombiana, especialista en Derecho Constitucional y Derecho Probatorio, y magíster en Filosofía del Derecho y Teoría Jurídica) renunció a su cargo como Vicerrector Administrativo y se posesionó como rector encargado, de manera virtual (foto).

El nombramiento se dio luego que en el Consejo Superior se debatieran dos posiciones frente a la situación institucional. Por un ladolo dicho en los estatutos que señalan que (Artículo 30B del Acuerdo 075 de 1994), cuando exista imposibilidad de realizarse la consulta, el cuerpo colegiado designará directamente entre quienes conforman la actual terna. La otra posición señalaba que designar directamente a un rector en propiedad implicaba desconocer el derecho fundamental a elegir y ser elegido.

Tras más de un año sin rector en propiedad luego que el Consejo de Estado anulara la elección de Nidia Guzmán, el Consejo Superior, luego que un juzgado negara una solicitud para suspender el proceso, decidió nombrar nuevo rector encargado. No hacerlo le hubiera traido a sus miembros el ser acusados de prevaricato luego que hubiera vencido el periodo de encargo de Bahamón.

Antes de Bahamón habían actuado como rector encargado Hipólito Camacho Coy, quien solo duró dos meses en el cargo.

El cronograma de designación de Rector fue suspendido pocos días antes de la consulta estamentaria prevista para el pasado 2 de abril. Ese día, la comunidad universitaria tendría que haber elegido entre la terna conformada por Nidia Guzmán, Nelson Gutiérrez y Luis Alberto Tamayo, al Rector en propiedad para los próximos cuatro años.

El nombre de Trujillo se impuso sobre el de los docentes Alexánder Quintero y Jaime Polanía.

Fuente: https://www.universidad.edu.co/u-surcolombiana-elige-tercer-rector-encargado-en-el-ultimo-ano/